Noticias

Héctor Gómez Kabarique en Coloquio con Don Clímaco: LOS DUEÑOS DE LA PUBLICIDAD, EL PODER ECONÓMICO, SON LOS QUE COARTAN LA LIBERTAD DE PRENSA EN COLOMBIA.

Publicidad

HectorGomezKabariqLos dueños y gerentes de las emisoras son los culpables de la prostitución del periodismo,  porque le abren el micrófono al que pueda pagar, no importa que sea un bandido, dice Héctor Gómez

La visita de los viejos amigos de la profesión periodística son los que más entusiasman mi cansado espíritu, y por eso ver aparecer en mi destartalada covacha a Héctor Gómez Kabarique, fue un motivo de gran alegría. Compañero viejo de muchas luchas, ahora el colega dice que se retira de los medios. Y entonces aproveche para interrogarle por lo que fue su vida en este oficio…

DON CLÍMACO: Buen amigo, ¿es cierto que usted se retiró de la actividad periodística?

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Es cierto. Me retire de la actividad periodística activa en los medios radio electrónicos comerciales. Deje mi actividad en la radio, deje mi actividad en la televisión después de 42 años ininterrumpidos en la radio.

don climacoDON CLÍMACO: ¿En qué año comenzó en el oficio periodístico y con quién?

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Yo comencé a 1972 en Radio Bucaramanga, tenía como jefe a Jairo Sarabia Hernández –ya fallecido- y eran mis compañeros, Mario H. Ortega Figueroa, también fallecido, Manuel Hernández y Bernardo Socha que todavía, gracias a Dios, está con nosotros.

En 1975 llegue a RCN y estuve hasta 1997, fueron practica 22 años en la dirección de la emisora, salvo el  año 77, que estuve en Bogotá como jefe de información y corresponsales de El Espacio.

DON CLÍMACO: ¿Se siente mucho “el poder” siendo el director del Noticiero RCN Santander?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Es posible que el cargo de poder, pero yo nunca me sentí con poder. Jamás. Ni me sentí con poder ni lo puse en práctica ni me creí que tenía poder. Nada de eso Don Clímaco. Las vanidades no van conmigo.

DON CLÍMACO: ¿Cómo ha visto la evolución de la actividad periodística entre nosotros en todos estos años?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Ha tenido una evolución contradictoria… Desde el punto de vista humano hemos perdido. Porque el reportero de hoy no tiene el mismo empuje, el mismo coraje, el mismo cariño, el mismo afecto, el mismo emprendimiento que teníamos los viejos.  Pero se ha avanzado muchísimo en la tecnología. Esa misma tecnología ha vuelto perezoso al reportero y ya no se trabaja con tanto entusiasmo como antes.

“… en este medio si uno no piensa como piensan los dueños del poder y los dueños de la economía, entonces uno se convierto como en una piedra en el zapato”

DON CLÍMACO: Pero hay mucha gente con una grabadora por ahí, diciendo que es periodista…  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Es que ahora, Don Clímaco, para ser periodista basta con ir a San Andresito a comprar una grabadora y ya, eso es suficiente.

DON CLÍMACO: ¿Y entonces una solución?

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Que vuelvan a expedir una Ley como la 51 de 1975 y el decreto reglamentario 733 de 1976, que prohibía a los medios darle empleo a quienes no tuvieran una tarjeta profesional de periodista.  Al menos era un eslabón que había que vencer. No era tan fácil, al menos era un colador. Pero hoy en día, señor, cualquier chisgarabís, cualquier bandido,  cualquier delincuente, compra una grabadora y en todas las emisoras les abren espacio. Lo único que necesitan las emisoras es que paguen el arriendo del mes y, en el canal de televisión lo mismo,  que pague lo que vale el espacio. No hay control de calidad, no hay control de las personal, no hay control de nada.

DON CLÍMACO: ¿En eso no tiene mucho de culpa los dueños y los gerentes de las emisoras?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Por supuesto. Mucha culpa, Don Clímaco. Porque le abren el micrófono al que pueda pagar, no importa que sea un bandido.  Y entonces mientras sigan así, con esa permisividad del gobierno, la profesión va a seguir como está hoy, prostituida.

DON CLÍMACO: Hablemos de la libertad de prensa…  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: En Colombia no hay libertad de prensa. Pero no por lo que existe en otros países que el estado coacciona a través de las fuerzas militares o del propio poder ejecutivo. No. En Colombia la libertad de prensa está condicionada por los poderes económicos, porque los dueños de la publicidad son los que coartan  la libertad de prensa. Son los dadores de la publicidad, o sea el poder económico.

DON CLÍMACO: Volvamos a su retiro… ¿Se cansó del oficio?   

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Me mame. Y me voy a descansar, me voy a vivir a Zapatoca. Ya tengo mi vivienda allá frente a la tumba de Lengerke. A 30 metros de esa tumba y muy pero muy cerca del cementerio.

CON CLÍMACO: ¿Por qué se mamo?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: Por el físico y porque ya la mente no responde lo mismo. Y son 42 años de trabajo, viejito. Yo estoy desde los 18 años en esto, cuando aún no tenía libreta militar. La ciudadanía en esa época era a los 21 y entonces tampoco tenía cedula. Y ya llegue a los 60 años de vida y era obvio que tenía que retirarme algún día. Por fortuna me pude pensionar y me pude retirar.

DON CLÍMACO: De sus grandes peleas en la vida periodística –que las tuvo muchas- ¿de cuales se acuerda más?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: A mí, Don Clímaco, una vez me dijo Juan Gossaín que mi problema era que yo me buscaba enemigos muy grandes. Y que abría fuego contra mucha gente al mismo tiempo.  Lo que pasa es que yo fui y lo soy aun un poco iconoclasta, irreverente y nunca quise tragar entero. Tuve dificultades por ejemplo con Alfonso Gómez Gómez. Con Hugo Serrano Gómez fue una dificultad de justicia penal. Tuve dificultades con Horacio Serpa Uribe que fue también de corte penal. Tuve dificultades con la doctora Martha Pinto siendo ella era nada menos que Ministra de Comunicaciones. Fue también un caso de justicia penal.

En el caso de Hugo fue que yo lo demande a él, en el caso de Horacio Serpa fue que yo lo demande a él, en el caso de la Ministra Martha Pinto fue que ella me demando a mí, pero salí  airoso porque se comprobó que yo no había calumniado ni había mentido. Tuve dificultades con la familia Galvis. Con Eduardo Metre Sarmiento. Que recuerde viejito, por ahora esas…

“…ahora, Don Clímaco, para ser periodista basta con ir a San Andresito a comprar una grabadora y ya, eso es suficiente”

DON CLÍMACO:   ¿Le gusta le peleíta al muchachito?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: A mí no es que me guste la pelea por naturaleza. Lo que pasa es que soy irreverente. Y en este medio si uno no piensa como piensan los dueños del poder y los dueños de la economía, entonces uno se convierto como en una piedra en el zapato y, entonces, miran a ver como lo aplastan.

DON CLÍMACO: Pero últimamente ha estado como por los lados del poder…  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: No señor. He estado es por los lados de la política, cosa que yo nunca había pensado. Pero es cosa que he hecho por amistad más que por cualquier facto económico. Hice la jefatura de prensa de Ricardo Flórez a la Cámara, fue la votación mayoritaria. Estoy haciendo ahora la jefatura de prensa en Santander del candidato Presidente Juan Manuel Santos, que creo que vamos a ser los mayoritarios, creo que vamos a ganar. Pero nunca estuve en los círculos del poder. Nunca fui servidor público.  Mi pensión es toda del sector privado. Yo nunca fui empleado del gobierno ¡y no lo soy!

DON CLÍMACO: ¿Algún mensaje de despedida de sus múltiples amigos, que también los tiene, ahora que se quita la coleta de periodista?  

HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE: El único mensaje que tengo, viejito, es agradecimiento eterno. Como dijo Pedro Vargas: gracias, muchas gracias y muchas gracias.  Es lo único que yo tengo: gratitud. Y aspiro a dejar algún recuerdo positivo en esos amigos. De afecto de aprecio y de cariño.