Noticias

Hugo Armando Rodríguez Mantilla en Coloquio con Don Clímaco: SANTANDER TIENE MÁS DEL 50% DE LOS CONTRATOS PLAN DEL PAÍS.

Hugo Armando Rodríguez Mantilla Gerente del Contrato Plan Santander
Hugo Armando Rodríguez Mantilla Gerente del Contrato Plan Santander
Publicidad

Yo represento aquí al Departamento Nacional de Planeación, y como tal allí hemos definido que en los Contratos Plan la palabra se cumple, nos afirmó nuestro entrevistado.    

Con la complicidad de dos buenos amigos interesados en que averiguara bien sobre los temas del desarrollo vial del departamento de Santander, me llevaron hasta las oficinas del Gerente del Contrato Plan, un tema sobre el que hemos oído hablar últimamente una y otra, vez. Así que medio acodado frente a su elegante escritorio y aprovechando su especial amabilidad, me le vine con toda la artillería de interrogantes a mi interlocutor:

imagesDON CLÍMACO: Doctor Rodríguez Mantilla, ¿qué es el Contrato Plan Santander?   

HUGO ARMANDO RODRÍGUEZ MANTILLA: El Contrato Plan Santander es un acuerdo estratégico firmado entre nación, gobernación y alcaldías,  alrededor de unos proyectos estratégicos de un departamento, obviamente soportado en una estrategia de territorio previamente definida.  En el caso de Santander se precisaron en este acuerdo tres ejes fundamentales: el eje de estructura y conectividad, el eje de desarrollo económico y el eje de desarrollo social.

Estamos hablando, Don Clímaco, de una inversión de 6.1 billones, que se van a ejecutar del año 2013 al año 2018.

DON CLÍMACO: Eso traducido en obras concretas, ¿en que se expresa?   

HUGO ARMANDO RODRÍGUEZ MANTILLA: En el tema de desarrollo de infraestructura y conectividad estamos hablando de recursos para vías primarias, vías secundarias y vías terciarias. En el tema de vías primarias se incluyen 4 megaproyectos que contemplan, doble calzada Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó. Está la posible doble calzada –eso va a depender de la estructuración final – Bogotá – Bucaramanga – Cúcuta. Está la terminación de la Transversal del Carare y la Troncal Central del Norte.

Aparte de eso, Don Clímaco, un tema de vías secundarias hay una inversión de 536 millones de pesos para atender pavimentación,  atención de puntos críticos y mejoramiento de vías inestables. Y en vías terciarias, tenemos 82 mil millones de pesos para dos combos de bancos de maquinarias en cada provincia. Para mejorar todas las carreteras terciarias que, en la medida en que se mejoren,  facilitar las condiciones de desplazamiento de los productos agropecuarios  en la provincia santandereana.

DON CLÍMACO: En lo que usted denomina desarrollo económico, ¿qué se va a contemplar?   

HUGO ARMANDO RODRÍGUEZ MANTILLA: Ahí hay obras orientadas principalmente al tema grandes obras de turismo, pero también a parte de agroindustria. Tenemos la construcción de una Planta Procesadora de cacao, que va a estar muy seguramente en la Provincia de Mares, y en este momento se están haciendo los estudios y diseños para definir las especificaciones de éstas obras.

Y en el tema social, Don Clímaco, tenemos recursos para atender necesidades como salud, vivienda rural y el tema agua potable y saneamiento básico. De manera que son 34 proyectos en estos 3 ejes fundamentales que están orientados a mejorar la parte económica y social de Santander.

DON CLÍMACO: Mire doctor Hugo Armando, a mí todo eso me parece muy bonito. Sobre todo – y en eso me he vuelto obsesivo – en el plano de la infraestructura vial. Pero esto requiere mucha plata y mucho tiempo. Hasta ahora todo eso está solo en el papel. ¿Si está, efectivamente, la plata disponible y en cuanto tiempo vamos a ver cristalizados todos estos proyectos?   

HUGO ARMANDO RODRÍGUEZ MANTILLA: En el tema de infraestructura y conectividad pues, como muy bien lo dice, son megaproyectos que implican muchas complejidades en la parte de contratación. Pero miremos Don Clímaco, esto por sectores: empecemos por vías secundarias, lo que ya está. Aquí son 536 mil millones de pesos y ya se firmó el convenio en octubre del año pasado, nación – departamento. Los 5 proyectos que están en igual número de licitaciones, se encuentran en etapa contractual.

¿Qué quiere decir esto? Que en el mes de julio ya estarán asignadas todas las obras, aunque ya una de pequeño monto estuvo establecida por  cerca de 8 mil millones. Pero todas las otras estarán listas en el mes de julio, de manera que ya es una realidad.   En vías primarias, como corresponde al concepto de 4G, -de nueva generación-  esto implica unos procesos de estructuración de esas vías bastante complejos.

Una de éstas, que es la del corredor Bucaramanga – Barranca – Yondó, en este  mes de mayo comienza la precalificación de potenciales oferentes, y lo que se espera es que en el mes de mayo del año entrante se hagan las asignaciones de éstas obras. Estamos hablando de una inversión de 1.6 billones de pesos. Los otros 3 proyectos están en un estado de estructuración del 20%, esperándola tenerlas de manera definitiva para finales de año. ¿Para qué, Don Clímaco? Para que en octubre del año entrante se están asignando las obras.

Usted me dice que todo está en el papel. Si, está en el papel con firmas del Presidente de la República, del Gobernador de Santander y otros testigos, en un acuerdo estratégico que están soportados por el Conpes, que son documentos que garantizan que efectivamente los proyectos se declaren como de importancia estratégica y, con estos Conpes, se hace la gestión de avales fiscales y de vigencias futuras correspondientes, para poder obtener los recursos en los términos de los años que dure el Contrato Plan,  que está estipulado hasta el año 2018.  Eso demuestra, señor, que las obras que están incluidas en este Contrato se van a ejecutar. Obviamente no todas al tiempo, no es que tengamos la plata de todas para ya, sino que están en el Acuerdo Estratégico, se está trabajando ya  para, en la medida que pase la vigencia de cada año, hasta el año 2018, pues se dispongan de los recursos necesarios para poder ejecutar las obras.

DON CLÍMACO: Yo no me quiero ir de ésta oficina, mi doctor, sin antes plantearle un interrogante cáustico  que me ronda en la cabeza. Un cambio de gobierno nacional, ¿no implicaría que todo este proyecto se fuera al piso?   

HUGO ARMANDO RODRÍGUEZ MANTILLA: Esa me parece una pregunta espectacular, sobre todos en este momento que estamos ad portas de una elección Presidencial.  Los cambios de gobiernos no afectan el Contrato Plan por lo que le acabo de señalar, pues los documentos Conpes implican que son documentos de política de Estado. Lo que quiere decir que lo que allí se consigna trasciende en el tiempo, independientemente del gobierno de turno.  Y estos documentos Compes son los insumos para poder tener vigencias futuras y el aval fiscal por parte del Ministerio de Hacienda.

¿Qué quiere decir esto? Que independientemente de que cambio un gobierno, tanto local como nacional, ya están comprometidos los recursos y cuando se defina el Presupuesto de la Nación,  lo primero que se compromete, con cualquier empresa, es los recursos que no se pueden tocar.  Así que le  quede claro, dentro de los recursos que no se pueden tocar en el Presupuesto de la Nación están los del Contrato Plan. Es importante señalar, Don Clímaco, que los 7 Contratos Plan  suman cerca de 12 billones de pesos y Santander tiene más del 50% de ellos. El de Santander suma  6.1 billón de pesos. Esto es una muy buena noticia para éste departamento pues nunca se había visto una inversión de ésta naturaleza en Santander. Hoy es una realidad y lo va a ser hasta que se acabe éste Contrato.

Yo, señor, represento aquí al Departamento Nacional de Planeación, y como tal allí hemos definido que en los Contratos Plan la palabra se cumple.  Ese es nuestro eslogan y lo hemos venido aplicando, hasta ahora, en el departamento de Santander.

Mientras mis amigos me regresaban de la Oficina del Gerente del Contrato Plan a mi destartalada covacha, me dije que definitivamente éste era el mejor dialogo que había tenido en mucho tiempo. Pesimista por naturaleza, la información recibida me da un nuevo aire de esperanza y alegría. Lo que no sé es si la vida me dé para ver todas esas obras terminadas. Pero si no, bajare tranquilo a los  fuegos incandescentes del Horno Crematorio.