Noticias

Informe especial: ¿POR QUÉ LOS PROFESORES DE GIRÓN SE TIENEN QUE REUNIR CON EL ARZOBISPO DE BUCARAMANGA?

Publicidad

MONS[1]. ISMAEL (1)Después de varios días de paro, hoy los niños de Girón tampoco tuvieron clases.

Después de varios días de un paro de profesores y cuando los padres de familia de las escuelas y colegios del municipio de Girón esperaban que hoy sus hijos volvieran a sus labores académicas, el gremio educador sorprende con la noticia de que tampoco hoy habrá clases allí porque ellos “tienen la urgente necesidad de reunirse con el señor arzobispo de Bucaramanga, Ismael Rueda Sierra.

La situación resulta particularmente sorprendente cuando por disposición constitucional se considera que ésta es una nación laica, y que las consideraciones estatales y religiosas están legalmente separadas, incluido, por supuesto la orientación educacional de nuestros niños y jóvenes. Se supone que atrás habían quedado los viejos tiempos del Concordato entre la Santa Sede y el Estado colombiano, cuando la Iglesia Católica con vocación monárquica imponían el tipo de educación que se debía dar en el país, y le imponía a los muchachos, desde la primera edad, el catolicismo como su creencia predominante.

En Girón desde hace tiempo se viene presentando situaciones anómalas en este respecto y, por ejemplo, hemos visto como la administración municipal en varias ocasiones ha decretado el cese de labores en días plenamente de actividad administrativa, convirtiendo algunas celebraciones de la Iglesia Católica en festividades oficiales de ese municipio, en un procedimiento que no es consecuente con las disposiciones legales que separan, claramente las dos cosas.

Al respecto dice la Constitución de 1991, totalmente vigente al respecto: ARTÍCULO 18. Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado a actuar contra su conciencia. ARTICULO 19. Se garantiza la libertad de cultos. Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva. Todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley.

Pero además la Sentencia C- 766 de la Corte Constitucional –jurisprudencia que tiene fuerza vinculante de rango Constitucional, o sea que hacen parte de la Constitución, dice:

“La neutralidad, derivada de la laicidad, y consistirá en la búsqueda por parte del Estado de un tratamiento igual a las religiones a partir de las actividades que éste realice en relación con ellas. La neutralidad estatal comporta que las actividades públicas no tengan fundamento, sentido u orientación determinada por religión alguna –en cuanto confesión o institución-, de manera que las funciones del Estado sean ajenas a fundamentos de naturaleza confesional”. Y precisa más adelante la sentencia: “[…] no puede ser el papel del Estado promocionar, patrocinar, impulsar, favorecer o realizar cualquier actividad de incentivo respecto de cualquier confesión religiosa que se practique en su territorio”.  

¿Conocen estás disposiciones los profesores del municipio de Girón cuando como cuerpo docente integral se va a reunir, obviamente a recibir orientación doctrinal, con el señor Arzobispo de Bucaramanga? ¿Lo conoce la administración municipal cuando decreta en fiestas católicas vacancia como si fueran fiestas oficiales, y se dedica a promocionar, patrocinar, impulsar, favorecer y realizar actividades de incentivo respecto a la religión católica, contrariando la precisa Sentencia de la Corte Constitucional?

Pareciera que el gremio de los profesores del municipio de Girón y también la administración municipal debería dar explicaciones de su extraño proceder y habría que preguntarles a las autoridades de control del Estado, si estos hechos no ameritan sanciones precisas de parte de la Procuraduría General de la Nación…