Noticias

INVENTOS UIS BUSCAN ATACAR EL MOSQUITO TRANSMISOR DEL DENGUE Y CHIKUNGUNYA.

Publicidad

Invento mosquitos 1Como una forma de disminuir el número de personas enfermas de dengue y chikungunya a nivel mundial y en Colombia, la Universidad Industrial de Santander ha trabajado en el diseño y desarrollo de trampas que sirven para monitorear y/o eliminar su vector, el mosquito Aedes aegypti. Se trata de dos dispositivos de captura del insecto que transmite estas enfermedades; el primer invento, permite capturar el mosquito manteniéndolo vivo para que sirva como material de investigación a las entidades de salud e investigadores especialistas en el área del control de vectores.

El segundo, es un dispositivo que tiene un sistema sencillo que permite capturar y causar la muerte del vector, sin necesidad de recurrir a elementos tóxicos como los insecticidas que son dañinos para el ser humano y el medio ambiente. Las dos trampas fueron desarrolladas por las egresadas de la UIS, Jessica Peña Torres, Mónica Navarro Aranda, Laura Bueno Capacho y Luz Marina Arboleda Parra bajo la orientación de los profesores Héctor Julio Parra Moreno, Escuela de Diseño y del grupo de investigación INTERFAZ y Jonny Edward Duque Luna, de la Escuela de medicina y del Centro de Investigaciones de Enfermedades Tropicales (CINTROP).

Estos dos expertos, en conjunto con estudiantes de la Universidad, trabajaron en el desarrollo de estos dispositivos direccionados al control de insectos que trasmiten enfermedades al hombre. Según el Dr. Jonny Duque, “estas investigaciones buscan desarrollar nuevas estrategias para el beneficio de toda la comunidad, con el propósito de solucionar diferentes problemáticas de salud pública que afectan a la región y al país.

¿Cómo funcionan?

La primera trampa consiste en un dispositivo en forma piramidal, con un orificio ubicado en la parte superior que permite que el mosquito entre y no pueda volver a salir.  Al interior de este dispositivo se puede ubicar el cebo (agua u otro atrayente), que sirve como componente atrayente de la hembra que está lista para depositar sus huevos. No obstante, la misma estructura interna de la trampa evita que la hembra deposite los huevos y a su vez permite que se mantenga viva para usarla como material de consulta para analizarla en laboratorio y determinar la presencia de virus en los mosquitos capturados.

La segunda trampa tiene un diseño sencillo y económico para atrapar diferentes insectos, entre estos, Aedes aegypti. Se trata de un volumen construido de materiales biodegradables, que también permite el ingreso del mosquito por uno de sus orificios. En este caso, el semioquímico que se aloja al interior de la trampa, atrae al insecto y un adhesivo interno causa la muerte del vector. Este dispositivo está diseñado para ser armado fácilmente y ubicado en zonas estratégicas de las viviendas donde habita el mosquito, o en zonas donde se haya presentado la epidemia.

 El futuro de las trampas

 Hasta el momento, las trampas se encuentran como modelos funcionales con las cuales se  han realizado evaluaciones de campo en el área metropolitana,  sus creadores esperan seguir desarrollando investigaciones que permitan mejorar su efectividad, entre otras, evaluar el tipo de cebo que sea más efectivo a la hora de atrapar el mosquito Aedes aegypti. Durante el desarrollo del proyecto se contó con al apoyo y la financiación de la Vicerrectoría de Investigación y Extensión de la UIS. También se realizaron acercamientos con diferentes instituciones como, la Secretaría de Salud Pública de Santander, quienes ayudaron a identificar los puntos estratégicos donde se concentra el vector para la evaluación en campo de los dispositivos.

“Nuestro gran interés está en desarrollar trampas asequibles a la comunidad que sufre con estas enfermedades; se espera que pronto puedan estar a la venta a un precio económico”, destacaron los profesores Héctor Parra y Jonny Duque, creadores de las dos trampas.