Noticias

LA ASOCIACIÓN DE TRABAJADORES CAMPESINOS DEL CARARE RECIBIRÁ BANCO DE MAQUINARIA PARA EL DESARROLLO DE PROYECTOS.

ninas_reparacion
Paula Gaviria Betancur directora de la Unidad para las Víctimas

La entrega estará a cargo de Paula Gaviria Betancur directora de la Unidad para las Víctimas y  Didier Tavera Amado Gobernador de Santander.

Publicidad

Bucaramanga, abril 20 de 2014. Este viernes 22 de abril en el corregimiento La India del municipio de Landázuri, la Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare ATCC, recibirá un completo banco de maquinaria como parte del Convenio de Cofinanciación entre la Unidad para las Víctimas, la Gobernación de Santander, los Municipios de Cimitarra, Sucre, Málaga, Simacota y Suratá, el SENA, el Colegio INSAI de la India y la Universidad Santo Tomás Bucaramanga.

La Asociación de Trabajadores Campesinos del Carare – ATCC fue creada en mayo de 1987, en la que hoy se define como zona de influencia de la ATCC, como respuesta a las constantes violaciones de los derechos humanos a las que fueron sometidos los y las campesinas de la región por  diferentes actores armados – FARC-EP, paramilitares y el Ejército-. Desde el comienzo los hombres y mujeres que crearon la ATCC, establecieron como objetivos fundamentales luchar por los derechos a la vida, la paz y el trabajo mediante los diálogos con los actores armados, para ello establecieron como estrategia el diálogo público, multilateral y la mediación.

En los primeros años de existencia de la Asociación, organizaron el retorno de familias que se habían desplazado, se crearon 22 escuelas rurales y el Instituto Técnico de la India (hoy Colegio Técnico Agropecuario de La India INSAI), dotaron puestos de salud, se mejoraron y construyeron carreteras y puentes colgantes, llevaron a cabo el saneamiento de viviendas, introdujeron programas de cultivos, lograron la adquisición de una ambulancia y de motores fuera de borda, de vital importancia en la región del Carare.  Consiguieron apoyo técnico y económico para los proyectos y se implementó una cooperativa, lo que demuestra la gran capacidad política y de ejercicio de la ciudadanía.

En este mismo sentido, iniciaron por cuenta propia la labor humanitaria y atención a las víctimas pues los cuerpos de los fallecidos empezaron a ser recogidos, identificados y sepultados por la misma comunidad. Se hicieron listas de los fallecidos y desaparecidos, reuniones públicas y denuncias públicas, en abierto desacato a la ley del silencio impuesta por los actores armados, mantuvieron los diálogos con los grupos armados, a la par que tramitaban conflictos cotidianos de su comunidad. Lo que demuestra los valores de solidaridad, respeto por los derechos humanos y convivencia que caracterizan esta organización.

Durante los últimos 16 años, la ATCC ha continuado enfrentado con enorme valentía la presencia de actores armados y constantes amenazas a la vida, la seguridad, el trabajo y violaciones a los derechos humanos, a través de jornadas de resistencia civil y manteniendo la estrategia de diálogos y acuerdos con grupos violentos. En el año 2007 se da inicio al proceso de Reparación Colectiva, con el acompañamiento de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación –CNRR-, en el marco de la Ley 975 de 2005. Al año siguiente, se realizó el diagnóstico del daño colectivo,  que estableció como principal afectación, la imposibilidad para la ATCC de desarrollar su Plan de Vida y se dio origen a la construcción de la propuesta de reparación colectiva.

A partir de la promulgación de la Ley 1448 de 2011, conocida como “Ley de Víctimas”, es la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas quien asume el proceso de Reparación Colectiva de la ATCC y en diciembre del año 2012 es aprobado el Plan Integral de Reparación Colectiva de la Asociación, por parte del Comité de Justicia Transicional de Santander. A partir del 2013 se inicia la fase de implementación de sus medidas de reparación, destacándose, entre otras acciones, el “Fortalecimiento de las fincas campesinas de asociados de la ATCC con proyectos productivos para generación de ingresos”, que es la que nos convoca hoy: la entrega del Banco de Maquinaria, insumos y formación para sus asociados, por un valor cercano a los dos mil millones de pesos (Convenio No. 1343 de 2014-Banco de Gestión de Proyectos y Mecanismo de Cofinanciación-Unidad para las Víctimas).

Para la Unidad para las Víctimas el proceso de reparación colectiva con la ATCC  ha significado enormes aprendizajes para todas las partes; la ATCC como organización constructora de paz en su área de influencia y en general para los demás procesos de reparación colectiva del país, teniendo en cuenta que existen valiosos acumulados y lecciones aprendidas, que resultan de gran utilidad en esta etapa histórica de posconflicto que vive Colombia.