Noticias

LA CRISIS DEL HOSPITAL ADEMÁS DE AFECTAR GRAVEMENTE A LOS PACIENTES, TRASTORNA SEVERAMENTE LA FACULTAD DE SALUD DE LA UIS

Publicidad

DATA_ART_585802_BIG_CEComo bien es sabido por toda la comunidad, las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), en todo el país y sobre todo las empresas sociales del Estado, es decir el sector público, vienen afrontando una crisis económica, como consecuencia de la falta de pago de los servicios ya prestados por parte de las Entidades Promotoras de Salud (EPS), llevando a algunos centros como el nuestro a dejar de brindar servicios a la comunidad por falta de recursos para compra de insumos y pago del talento humano.

En nuestro caso, el Hospital Universitario de Santander (HUS), es uno de los más afectados, con una cartera que sobrepasa los 100.000 millones de pesos por parte de las EPS, algunas como Solsalud y Caprecom que cada una le adeuda más de 15.000 millones de pesos, y en el caso de Solsalud, EPS liquidada, sin posibilidad de rescatar semejante cantidad de recursos. Esta crisis ha llegado al punto que se han generado dificultades para la atención de los pacientes por falta de insumos y está el inminente cese de actividades de los especialistas médicos, que prácticamente detendría la atención en nuestra institución, con consecuencias muy graves para los pacientes y para la continuidad de la academia.

Una vez más y con graves consecuencias para el sector público y para la sociedad en general, se demuestra el fracaso de un modelo de salud intermediado por el mercado que a pesar de contar con una fuente razonable de recursos, presenta serios problemas para la atención de la enfermedad y peor aún para la salud pública. Es necesario que desde el Ministerio de Salud y Protección Social y del gobierno departamental intervengan en esta grave situación, obligando a las EPS a generar los pagos adeudados desde hace mucho tiempo a estas instituciones, para resolver la situación de asfixia por la que están pasando.

Al tiempo que la crisis en la que hoy el modelo de salud sumerge a los hospitales públicos universitarios del país, y se afecta a la población más desprotegida, esta crisis pone en riesgo los programas académicos de las facultades de Salud de las universidades públicas. Hacemos énfasis en que la buena marcha del HUS tiene un papel preponderante en los procesos de formación académica DE ESTUDIANTES DE PREGRADO Y POSTGRADO que adelantan sus estudios en la FACULTAD DE SALUD DE LA UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER. Los trastornos que sufra el Hospital Universitario de Santander tienen una incidencia negativa sobre nuestros programas académicos negándole la posibilidad a las facultades públicas a tener un hospital universitario y, como en todo el mundo se viene desarrollando, a contar con un centro de conocimiento en salud.

Es necesario que la comunidad universitaria y hospitalaria se ocupe de contribuir a la defensa de nuestra institución hospitalaria, evitando al máximo la alteración de la atención, pues al crear esta situación podemos estar inocentemente contribuyendo al mismo cierre gradual de nuestro hospital universitario. El claustro de la Facultad de Salud, donde intervinieron profesores y estudiantes, nos ha permitido concluir que vamos a dedicar nuestros esfuerzos a realizar  todas las actividades que contribuyan a la permanencia y desarrollo de nuestro Hospital Universitario de Santander y en general a conjurar la asfixia en que se encuentran las instituciones de salud, que está llevando a los graves problemas de atención en salud de nuestra población, e igualmente realizar las gestiones pertinentes para generar un nuevo modelo más acorde con un derecho fundamental de la sociedad colombiana como es el derecho a la salud establecida por la reciente Ley Estatutaria.

CLAUSTRO DE PROFESORES Y ESTUDIANTES

Facultad de Salud