Noticias

La prensa, un sector en crisis mundial: LA DIRECTORA DE ‘LE MONDE’ ANUNCIA SU DIMISIÓN

Natalie Nougayrède
Natalie Nougayrède
Publicidad

JUAN MANUEL BELLVER Corresponsal París. Natalie Nougayrède ha anunciado este miércoles su dimisión como directora del diario Le Monde, en un comunicado remitido a la prensa francesa en el cual se queja de “no disponer de los medios necesarios para seguir ejerciendo sus funciones”. La periodista, primera mujer en la historia en dirigir el legendario vespertino galo, accedió al cargo en marzo de 2013, tras la muerte repentina de su predecesor Erik Izraelewicz a causa de un infarto que le sobrevino en plena redacción. A los 46 años, Nougayrède no partía entonces como favorita pero fue finalmente la escogida por los accionistas mayoritarios Pierre Bergé, Xavier Niel y Matthieu Pigasse. Tras su designación, la Sociedad de Redactores de Le Monde (SRM) -colectivo de trabajadores que, en su condición de accionista minoritario de la cabecera, tiene cierto derecho de veto- respaldó su proyecto editorial con un 79,98% de voces favorables.

En apenas 14 meses, sin embargo, esta experta en política internacional, antigua corresponsal en Moscú y premio Albert-Londres 2005 por su cobertura del conflicto de Chechenia ha visto decaer su popularidad entre sus compañeros hasta el punto de que siete de los 11 redactores jefe de Le Monde ha presentado su renuncia en los últimos días por discrepar con su gestión. La dimisión de Nougayrède llega justo cuando se cumplía el plazo marcado por la plantilla para mediar con la dirección y conseguir cambios en la manera de llevar el periódico, que este año celebra su 70 aniversario. Fundado en 1944, Le Monde es el más célebre vespertino galo, con un formato tipo sábana -también llamado berlinés, por el Berliner Zeitung que lo inventó- de 470 x 370 cm y una tirada estimada de 330.000 ejemplares y una edición digital de pago que representa ya un 10% de sus lectores.

Nougayrède, que entró en la casa en 1996, había asumido el reto de dirigir este monumento de la prensa del Hexágono y, según un remitido del directorio, tenía la misión de “continuar y acelerar la reconversión editorial iniciado por el fallecido Izraelewicz que había provocado, en los últimos dos años, un crecimiento constante de la audiencia del diario, el éxito de su suplemento dominical M así como el desarrollo excepcional de sus contenidos a través de todos los medios digitales”.

Como su antecesor, que fue muchos años corresponsal en Nueva York, Nougayrède tenía el mérito de haber trabajado largo tiempo en una capital tan dura como Moscú y haber cubierto en primera fila conflictos bélicos, pero carecía de experiencia con la gestión de equipos y de presupuestos. Periodista de raza, con fama de rigurosa, en su primer mensaje a sus compañeros anunció que se proponía “provocar un impulso y osar la audacia”. Está previsto, según los medios, que la Sociedad de Redactores deLe Monde se reúna esta tarde con los accionistas, y que, tal y como lo marcan los estatutos del diario, se nombre un director interino lo antes posible, hasta que se decida el nombre del nuevo responsable.