Noticias

LA UNIDAD FORTALECE LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES INDÍGENAS EN NORTE DE SANTANDER

Con encuentros, capacitaciones y un foro, la Unidad para las Víctimas consolida el proceso de reparación integral del sujeto colectivo Mujeres del Resguardo Catalaura del pueblo barí.

CÚCUTA.- Con un foro realizado en Cúcuta, culminaron las acciones de implementación del auto 092 de la Corte Constitucional, que busca garantizar la protección de los derechos de las mujeres. El fortalecimiento de la mujer indígena barí en la defensa de los derechos de los pueblos y comunidades étnicas desde el enfoque de género, fue el tema abordado por la Unidad para las Víctimas con este grupo para brindar acciones de liderazgo, empoderamiento y respeto desde y hacia la mujer.

La directora de la Unidad para las Víctimas en Norte de Santander y Arauca, Alicia María Rojas Pérez, señalo que el rol de la mujer Barí del resguardo Catalura y las acciones implementadas por la entidad durante varios encuentros realizados en su territorio, se han convertido en espacios esenciales para el reconocimiento de este género y su participación en el desarrollo de la sociedad.

“Este foro, permite la socialización de sus experiencias y el aporte fundamental para afianzar su presencia en diversos escenarios que aporten al cambio social. Su compromiso y esfuerzo han logrado trazar una hoja de ruta en atención y asistencia para lograr llegar hasta su territorio y garantizar la presencia institucional en una de las zonas más golpeadas por la violencia en Norte de Santander”, dijo la funcionaria durante el acto realizado en Cúcuta.

Con un espacio de armonización representado en un ritual ancestral, las mujeres del resguardo Catalaura, dieron inicio a la jornada metodológica que contó con la presentación de una pieza audiovisual que se expuso a través de un documental donde se narró la historia de la asociación de las mujeres de este pueblo como ejemplo de fortalecimiento y consolidación.

Durante la jornada, las participantes, realizaron un espacio de reflexión donde compartieron sus experiencias durante la implementación del programa “gracias a la Unidad de Víctimas, que ha hecho un proceso de consulta previa, hemos identificado las amenazas y afectaciones que hemos sufrido a lo largo del tiempo y eso ha afectado la pervivencia, nuestras prácticas ancestrales y culturales.

Y gracias a eso pudimos escribir, documentar para que la demás gente conozca que hemos sufrido a lo largo del tiempo y con esto también se ayuda a que nos respeten dentro de nuestro territorio, esto nos ha fortalecido a las autoridades,  a las mujeres para que nos empoderemos y conozcamos a profundidad los temas y afectaciones que nos han causado al pueblo Barí y Resguardo Catalura, para empoderarnos  y defender nuestra cultura”, expresó la cacica-gobernadora del resguardo Catalura, Judith Asoyra.

Con la tradicional corona, faldas y collares que caracterizan su cultura indígena, las mujeres del resguardo Catalura, recibieron elementos simbólicos por parte de la Unidad para las Víctimas y Ret Internacional que evidenció el compromiso de la misión, visión y valores de este pueblo representado en la asociación Bioyi Inskira.

“A lo largo de este proceso nos hemos sentido acompañadas, tratando de mejorar nuestra asociación, estamos contentas porque hemos tenido solución desde nuestro territorio, hemos retomado esas cosas y prácticamente nos ha servido de mucho apoyo para nosotras la asociación de mujeres y la comunidad”, manifestó Josefina Aboskollina, Fiscal de la Asociación.

Una galería de memoria histórica fue otra de las actividades desarrolladas en el cierre del proceso donde se recopilaron los trabajos más representativos que se realizaron desde el territorio indígena, las mujeres, mediante una ronda de preguntas retroalimentaron las vivencias y conocieron los avances en materia del proceso de reparación colectiva.

“La comunidad del resguardo Catalaura se ha convertido en ejemplo de superación, emprendimiento y tradición. A través de su cultura han logrado una reconstrucción del tejido social convirtiéndose en agentes constructores de paz. Continuaremos trabajando de manera articulada para fortalecer nuestra misión institucional y lograr una reparación integral como sobrevivientes del conflicto armado”, concluyó la directora de la territorial Norte de Santander y Arauca.

La funcionaria agradeció la participación y acompañamiento de Ret Internacional durante el proceso que permitió fortalecer la defensa de los derechos de este género étnico en Norte de Santander.