Noticias

LAS TRAVESÍAS EN LA HISTORIA

Estimada comunidad Uteísta: Despertamos cada mañana con la esperanza de volver a los mejores tiempos, tal vez para disfrutar momentos que no valoramos en el pasado. Las costumbres han cambiado, el cuidado como fundamento moral sigue predominando en nuestro diario vivir y este debe ser priorizado con el fin de cumplir con la humanidad en todo lo que anhelamos y soñamos.

Son tiempos para autoevaluarnos y de replantear nuestros proyectos de vida, sin olvidar que lo que vivimos cada día son historias, son hechos de ese libro que vamos escribiendo y hojas con separadores especiales de tiempos excepcionales como los actuales que trascenderán en un capítulo particular de esta travesía.

Estos tiempos de reflexión, cuando varios autores han escrito sobre pestes, hambrunas y guerras, nos permiten evidenciar que esas historias se repiten. Nuestro mundo ha logrado superar varias pestes: española, negra, viruela, ébola, entre otras, que tuvieron origen y evolucionaron por errores humanos y que tuvieron que ser resueltos por el mismo hombre.

Somos nosotros los responsables de cada acto en nuestras vidas y si no aprendemos de estos desaciertos, la naturaleza se encargará de mostrarnos y justificar lo sucedido. Hoy podemos pensar que lo sucedido es un capítulo similar a esas mismas tragedias, que por culpa de un virus, también se están aislando millones de personas, muchas de ellas con otras enfermedades que no debemos olvidar porque, incluso, tampoco las hemos podido controlar y continúan afectando a nuestra sociedad como el hambre o el sobrepeso, el cáncer, el estrés y la ansiedad, entre otros males.

Tal vez estos tiempos hacen que nuestras reflexiones se enfilen para preguntarnos ¿estamos haciendo lo correcto para que nuestras próximas generaciones vivan en un mundo mejor? Esta pregunta debe ser prioridad para estudiar y diseña nuevas políticas mundiales que protejan lo más valioso que tenemos: la vida y nuestra naturaleza. Sin embargo, es hora de aprender en medio de este caos que nos ha obligado a reconstruir y transformar nuestro hábitat para definir cuál será nuestro futuro.