Noticias

LOS CHINOS SE DELEITARON CON ‘LAS CULONAS’ Y LA MAJESTUOSIDAD DE SANTANDER

La arquitectura y las calles empedradas de Barichara, el pueblito más lindo de Colombia, así como el único y agrio sabor de la hormiga culona, conquistaron la ‘miradas chinas’ en su recorrido por Santander. El encuentro que se cumplió entre el gobernador de Santander, Didier Tavera Amado, el Embajador de China, Li Nianping, y diez empresarios de este mismo país para revisar posibilidades de intercambio comercial, superó las expectativas de los visitantes.

Publicidad

Y es que no es para menos,  los majestuosos paisajes que engalanan nuestra región, la exquisita gastronomía ancestral que conquista el paladar de propios y visitantes y la historia que se guarda en cada uno de los rincones coloniales, además de ser uno de los departamentos más competitivos y seguros del país, son razones suficientes para que los extranjeros le apuesten a Santander como un destino idóneo para expandir sus mercados.

Así lo destacó el Embajador de China, catalogando a Santander como un destino para Colombia y el mundo: “toda mi comitiva, mi señora y yo nos hemos convertido en los embajadores de imagen de Barichara. Vamos a promocionar este lugar tan bonito de esta tierra santandereana. Además exalto sus paisajes pintorescos y sus estilos singulares de arquitectura y la bondad de su gente”.

Por estas razones y el progreso económico y social de la región, el Embajador reiteró que  “luego de tener una muy buen impresión de Santander por lo que conocimos y lo que nos expuso en su presentación el señor Gobernador, tenemos múltiples sectores con gran potencialidad y espacio de cooperación; por ejemplo, agricultura, infraestructura y telecomunicaciones. Espero que a través de esta visita podamos abrir una nueva página de futura cooperación y segmentar unas bases más sólidas para nuestro futuro de intercambio comercial con el Departamento”.

Finalmente, como un halago jocoso, Nianping, aseguró que de no haber tenido la reunión con el Gobernador de Santander, hubiera compartido con su esposa más días en Barichara.