Noticias

Luis Francisco Bohórquez en Coloquio con Don Clímaco: MÁS TEMPRANO QUE TARDE SE VA A RECONOCER TODO LO QUE SE HA HECHO POR LA CIUDAD, PORQUE PARA VERDADES EL TIEMPO.

DATA_ART_274755_BIG_CE
Luis Francisco Bohórquez, Alcalde de Bicaramanga
Publicidad

adon-climaco1-200x200Muy grata fue la visita del señor alcalde de Bucaramanga que en medio de sus múltiples ocupaciones saco tiempo para venir a saber de la salud de este maltrecho anciano. Yo como siempre, inoportuno la mayoría de las veces, aproveche la oportunidad para interrogarlo sobre inquietudes personales, y así surgió este coloquio con el funcionario:

DON CLÍMACO: Doctor Luis Francisco Bohórquez, ¿cómo está sintiendo estos últimos meses de su administración municipal?

LUIS FRANCISCO BOHÓRQUEZ: Lo que quiere el Alcalde de Bucaramanga es dejar en orden la casa. Los proyectos que soñamos los estamos haciendo realidad, con un muy buen nivel de avance de la mayoría de las obras que conocemos los bumangueses, y mi preocupación estos 6 meses es por hacer un juicioso seguimiento para que cada una de esas obras avance y ojala concluya en lo posible. Esa es la preocupación del Alcalde, Don Clímaco, y por supuesto no dejar de trabajar un solo minuto porque aquí no puede haber vacaciones, ni descansos ni absolutamente nada, porque son 4 años de gobierno y son 4 años que hay que trabajar a plenitud.

“…mi preocupación estos 6 meses es por hacer un juicioso seguimiento para que cada una de esas obras avance y ojala concluya en lo posible”.

hoy_sera_inaugurado_el_viaducto_de_la_novena
Por el puente de la Novena, bautizado como Provincial, el actual alcalde de Bucaramanga se la jugo entero. Recuperando su viabilidad financiera cuando la obra amenazaba terminar convertida en un elefante blanco, fue entregado para el uso de los bumangueses en un esfuerzo de gestión realmente considerable.

DON CLÍMACO: De todas las obras que le va a dejar a la ciudad, ¿cuál es la que usted más quiere?  

LUIS FRANCISCO BOHÓRQUEZ: A todas las quiero como a niñas bonitas mi buen amigo. El Tercer Carril, el Centro de Convenciones, al intercambiador del Mesón de los Búcaros, al Viaducto Provincial, el Intercambiador de la carrera 15 con Quebrada Seca, el Embalse, la Recuperación de la Malla Vial, la recuperación del espacio público, a la renovación de los parques de la ciudad. Todas esas obras las quiero porque son muy bonitas y todas son hijas de Luis Francisco Bohórquez.

DON CLÍMACO: ¿Cuántos kilómetros de malla vial ha recuperado en la ciudad?  

LUIS FRANCISCO BOHORQUEZ: 80 mil metros cuadrados hemos recuperado en materia de malla vial, de los 390 mil metros cuadrados que tiene la ciudad de Bucaramanga. Un avance significado porque hemos llegado a todas las comunas.  122.600 mil millones de pesos invertidos en la recuperación de la malla vial, y por supuesto yo creo, Don Clímaco, que hoy podemos tener una foto diferente a la del 1º de enero del 2012, cuando entre, comparado con el  estado de la malla vial que hoy, gracias a Dios, podemos disfrutar todos los bumangueses, y también los visitantes.

DON CLÍMACO: En parques, ¿ya tiene el 100% cubierto, o todavía le quedan algunos por recuperar?   

 LUIS FRANCISCO BOHÓRQUEZ: 196 de los 220 parques han sido recuperados, 79 gimnasios al aire libre, ubicados en los diferentes parques, y bueno, señor, tenemos que seguir trabajando para ver si terminamos con los 220 parques el 31 de diciembre de este año.

“…196 de los 220 parques han sido recuperados, 79 gimnasios al aire libre, ubicados en los diferentes parques…”

images (1)
El tercer carril de la autopista Bucaramanga – Floridablanca ha sido otra de las mega obras por las que Luis francisco Bohórquez se la ha jugado entero.

DON CLIMACO: Alcalde, ¿porque cree que hay gente no alcanza a ver lo que usted ha hecho?  

LUIS FRANCISCO BOHORQUEZ: Tranquilo que lo van a ver, Don Clímaco. Van a ver. Y van a establecer conclusiones, porque para verdades el tiempo. A veces los ciudadanos somos demasiados inmediatistas, queremos que en una sola foto les transformemos la ciudad. Usted mismo se ha dado cuenta que en tres años y medios Bucaramanga es otra, Bucaramanga se destaca nacional e internacionalmente, y los necios, señor, pueden quedarse sólitos. Están condenados a quedarse solos o les vamos a buscar pasaporte porque definitivamente no quieren a la ciudad de Bucaramanga.

DON CLÍMACO: La siguiente preocupación mía si es una fijación mental muy personal. Por los muchachos de los estratos bajos, que son los que terminan metidos en las pandillas y en el microtráfico, ¿si se ha hecho algo en su administración?   

LUIS FRANCISCO BOHORQUEZ: Mire buen amigo, esos jóvenes no tienen excusa para no estar en un establecimiento educativo, de orden primario o de orden secundario o de orden superior. 1.700 jóvenes están becados entre las Unidades Tecnológicas y la Universidad Industrial de Santander. En la calles están es los vagos, los que no quieren entender que aquí hay Universidad del Pueblo, que aquí hay alternativas y hay posibilidades, y que definitivamente, si no nos formamos, si no estudiamos, no vamos a tener alternativas en el futuro. Yo quiero decirle que ésta es una corresponsabilidad de padres de familia, de profesores y de gobierno. Todos tenemos que asumir un compromiso para que estos muchachos que han escogido el camino equivocado, muchas veces por estar sujetos a la droga y esos vicios que no le hace bien a sus vidas, se desviaron de la ruta correcta. Pero tenemos que, Don Clímaco, hacer realmente un frente común, vuelvo y repito, profesores, padres de familia y gobierno, para poder colocar por el camino acertado a mucha juventud que puede estar desviada, pero que hoy no tiene excusa, porque si tenemos alternativas y tenemos oportunidades.

“La preocupación por la juventud es una corresponsabilidad de padres de familia, de profesores y de gobierno…”

DON CLIMACO: ¿La doble calzada La Virgen – La Cemento, definitivamente este año no arrancó?  

LUIS FRANCISCO BOHORQUEZ: Tiene que arrancar este año, sino van a tener un gran problema con los organismos de control, porque no les van a seguir perdonando todos esos incumplimientos que han tenido con la ciudad de Bucaramanga.

Y después de responder con paciencia todas mis inquietudes y luego de recibirme una caliente aguapenelita con limón, el Alcalde de Bucaramanga se fue raudo, como llego, con su sequito de escolta, conductor y asesores. A seguir trabajando duro por una ciudad que él quiere mucho, y a la que desea dejar bien pero bien transformada.