Noticias

MINISTERIO DE HACIENDA APRUEBA A EMPAS 21 MIL MILLONES DE PESOS PARA CONSTRUCCIÓN DEL EMISARIO RÍO DE ORO-LA MARINO

Publicidad

Emisario Final Río de Oro BBBBLa construcción del Emisario Río de Oro-La Marino, será una realidad, gracias a que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, autorizó a la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander, EMPAS S.A E.S.P, celebrar un empréstito interno y de pignoración de rentas por valor de $21.200 millones de Pesos,  con redescuento de la Financiera de Desarrollo Territorial S.A. FINDETER. Con esta importante inversión se busca dar solución al problema de contaminación hídrica del Río de Oro, debido a la descarga de aguas residuales domésticas generadas en la zona sur-oriental-occidental de Bucaramanga y en el área urbana de Girón.

“Esta obra que hace parte del Sistema Sanitario Río Frío – Río de Oro, consiste en una red de interceptores que conducirán las aguas servidas hasta la futura Ptar la Marino, la cual  se construirá en límites con el parque industrial ubicado en Chimitá, municipio de Girón. Cerca de 60.000 habitantes se beneficiarán con este proyecto” dijo Eduardo Rodríguez Rojas, subgerente de Proyectos Especiales. Explicó el funcionario, que el Emisario Río de Oro, se ejecutará en una única Etapa, con la instalación de 4621 metros de tubería en polietileno de alta densidad de 60” de diámetro.

Actualmente las aguas residuales originadas en un amplio sector de Bucaramanga y la totalidad de la cabecera urbana de Girón, son vertidas al Río de Oro  a través de sus afluentes la quebrada La Iglesia y el Río Frío  o en forma directa a la fuente hídrica, ocasionando un aumento de la carga orgánica que transporta esta corriente, situación  que además de generar graves problemas ambientales, afecta a la población del casco urbano de Girón, la zona industrial de Chimitá y los asentamientos urbanos del Café Madrid, situados en la zona norte de de la ciudad.

El crecimiento urbanístico es un agravante más, pues en la medida que se produce un incremento de los caudales de aguas residuales, el daño ambiental es mayor. Se puede presentar una anoxia total de la corriente, es decir que el agua se queda sin oxígeno, poniendo en peligro las especies de fauna y flora que tienen su hábitat en el Río de Oro”, manifestó.

Igualmente la localización de las nuevas áreas pobladas, van más allá de los límites en los cuales actualmente se cuenta con infraestructura de alcantarillado, por tal razón, se crea  la necesidad de ampliar la cobertura del servicio, con el fin de evitar vertimientos indiscriminados sobre el río de Oro e incluso sobre otras corrientes menores. El sistema  se construirá teniendo en cuenta el crecimiento demográfico, con una proyección  para el manejo de las aguas residuales de una población estimada para el  año 2038 de 667.779 habitantes, alojados en un área urbana y potencialmente urbanizable de 1997.7 por Hectárea, localizados aguas debajo de la planta de tratamiento de aguas residuales de Río Frío.