Editorial

MULTIMILLONARIOS GRACIAS A LA SALUD…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.

IMG_20160507_161718Una visita teóricamente inesperada a la Clínica Internacional por parte del Secretario de Salud Departamental encargado, más los debates suscitados la semana pasada a raíz de ese hecho, han vuelto a poner sobre la mesa las terribles dificultades por las que atraviesa el sector salud y que, en ultimas, se ven reflejados en los pésimos servicios asistenciales que padecen amplios sectores de la población santandereana.

Llama la atención de que ante los sucesos, alguno de los magnates de la medicina privada haya respondido con el hecho – innegable por supuesto – de que ellos han invertidos miles de millones de pesos en el sector. Miles de millones de pesos logrados gracias a que por encima de juramento Hipocrático, la salud se volvió uno de los grandes negocios de este país, en donde si no hay abundantes recursos económicos, no hay posibilidad de tener una atención oportuna y adecuada. Parece que de aquel postulado de la versión moderna del Juramento Hipocrático de “Prometo solemnemente consagrar mi vida al servicio de la humanidad”, queda muy poco, a no ser si a la máxima se le agregara los adjetivos “servicios muy  bien remunerados”.

No quiero entrar en la discusión de si el procedimiento del Secretario de Salud encargado en su visita a la Clínica Internacional estuvo bien o mal “protocolizado”, porque al fin y al cabo esos hace parte de las discusiones “santanderistas” en las que somos tan  hábiles los colombianos para sacarle el cuerpo a lo más importante: la atención realmente eficiente al paciente. Que sobre todo, en el sector público no es el mejor, y ello por razones suficientemente conocidas y documentadas, como es el hecho que las E.P.S. se quedan, delincuencialmente, con el dinero destinado a pagar a los prestadores de servicios,  sin que entre nosotros a pesar de la suficiente ilustración sobre la materia, pase nada.

Si los prestadores privados se vuelven multimillonarios atendiendo eficientemente su negocio –  porque lo atienden bien, es innegable- en el sector publico los que se vuelven multimillonarios son los dueños no siempre conocidos de las E.P.S., que se roban descaradamente un dinero destinado para cubrir el sistema de servicio  nacional, que por efecto de estos cacos de cuello blanco tienen que hacer milagros para tratar de funcionar.

Lástima que en función de no pisarse muy duro los callos, ninguno de los dos sectores hubiera  hablado en esta querella de la pauperización del oficio del médico –en todas sus especialidades- gracias al sucio expediente de contratar a través de terceras empresas los honorarios de los profesionales de la medicina… Que incluso en voz baja y para no ofender a los dioses del área privada, son también allí  explotados laboral y económicamente por quienes solo quieren hablar de la cara amable de sus  multimillonarias y encopetadas empresas. Para el sector oficial hay que decir que, por ejemplo,  a muchos médicos del Hospital Universitario  se le deben varios meses de salario, sin que nadie del staff directivo de ese sector diga esta boca es mía.

Pero tranquilos, aquí se arman las grandes discusiones, para que al final todo quede igual… Los privados con sus prósperos y eficientes negocios, y los públicos rogando a quien sabe quién para que las  multimillonarias deudas les sean pagadas… Cosa que tal vez nunca van a ver, entre otras muchas cosas porque muchos de los miles de millones que se le deben a los hospitales y Secretarias de Salud tienen su origen en E.P.S que ya están en liquidación o liquidadas. Luego a rogarle al Mono de la Pila, porque esa platica se perdió. ¿Y los ciudadanos de a pie? Que se jodan manito, porque sin billete de por medio nadie hace rodar la maquinaria de ese sector, que demanda dinero y mucho. Luego nos veremos en otros debates, que como este, servirá para que nada, absolutamente nada cambio entre nosotros.