Noticias

NUEVA HOJA DE RUTA PARA POTENCIAR A LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES FORESTALES RECOMIENDA LA FAO.

Publicidad

descarga (1)Seis pasos para incrementar la productividad forestal

1 de julio de 2014, Roma – Los pueblos indígenas, las comunidades locales y los pequeños propietarios privados poseen o gestionan un porcentaje creciente de los bosques del mundo y pueden desempeñar un papel importante frente a la deforestación y para reducir la pobreza, en especial si se asocian en organizaciones de productores, según afirman dos nuevas publicaciones presentadas hoy por la FAO y un grupo de sus asociados. En muchas economías rurales, las empresas forestales familiares y comunitarias contribuyen de forma importante a los medios de vida locales. Por desgracia, el papel vital que juegan a menudo es pasado por alto en las políticas gubernamentales.

Una limitación fundamental es su aislamiento entre ellas, respecto a los mercados, la información, los servicios empresariales, los responsables de las políticas, la financiación y las oportunidades de inversión. Dos documentos de políticas, publicados hoy por el Mecanismo para Bosques y Fincas (FFF, por sus siglas en inglés), una alianza entre la FAO, el Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo (IIMAD) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), sostienen que un mejor marco normativo, sumado a ayuda específica para que los pequeños productores forestales y agrícolas se asocien en organizaciones de productores forestales, podría cambiar esta situación.

“Asociarse en organizaciones de productores forestales agrícolas puede ayudar a superar su aislamiento, así como otras limitaciones muy reales, como la falta de tenencia segura de los bosques y de instrumentos financieros y de desarrollo empresarial”, advirtió el Oficial Forestal de la FAO Jeffrey Campbell. “Tienen que competir –añadió- con empresas a gran escala que a menudo reciben un trato preferente junto con un mejor acceso a los mercados, financiación y recursos“. “Los gobiernos deben proporcionar el estatus y los servicios legales a las organizaciones de pequeños productores forestales y agrícolas que sirvan a sus intereses y ayuden a reducir la pobreza rural”, explicó Campbell. “El apoyo a los productores forestales y agrícolas, incluido dentro del Mecanismo para Bosques y Fincas, es fundamental. Es clave aprovechar el potencial de la silvicultura controlada localmente, reduciendo la pobreza y protegiendo los bosques a la vez”, señaló Duncan Macqueen, Investigador Principal del IIMAD.

“Como grupo, los pequeños agricultores y las comunidades y pueblos indígenas productores forestales juegan un papel importante en el comercio mundial, y sin embargo, a menudo se pasan por alto cuando hablamos del papel del sector privado en la gestión y restauración del paisaje forestal”, indicó Chris Buss, Director Adjunto del Programa de Bosques y Cambio Climático de la UICN. “Es crucial, por tanto, garantizar que las organizaciones de productores forestales son fortalecidas y empoderadas si vamos a redoblar los esfuerzos a fin de lograr objetivos como el Desafío de Bonn para restaurar 150 millones de hectáreas de tierras degradadas y deforestadas antes de 2020, lo que contribuirá a su vez a la alcanzar los objetivos internacionales sobre clima, biodiversidad y desarrollo”, añadió Buss.

Más información:

Hoja de ruta hacia organizaciones de productores forestales y agrícolas eficaces

Hacer que las cosas cambien: ¿Qué pueden hacer los gobiernos para fortalecer las organizaciones de productores?