Noticias

NUEVO ESQUEMA DE EJECUCIÓN POR FASES BUSCA MAYOR CELERIDAD EN LA EJECUCIÓN DE PROYECTOS DE AGUA Y SANEAMIENTO: MINVIVIENDA

Publicidad

image007Minvivienda propone esquema de fases para ejecutar proyectos de agua potable y saneamiento básico.

Bogotá D.C. 9 de Julio de 2014. El Ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Luis Felipe Henao Cardona, presidió una reunión con interventores de obra y funcionarios de Findeter para presentar la propuesta de los nuevos lineamientos del esquema de ejecución de proyectos para el sector de agua potable y saneamiento básico con el objeto de dar mayor celeridad a la ejecución de obras previstas. “Este esquema será inicialmente implementado en el marco del Programa Agua para la Prosperidad ejecutado a través de Findeter, pero nuestro interés es poderlo replicar en todos los modelos de ejecución del sector”, afirmó Luis Felipe Henao Cardona.

Los principales objetivos de la implementación de un modelo de ejecución por fases, son los siguientes: 1.Detectar los inconvenientes que puedan ser solucionados de manera previa, para permitir una ejecución sin mayores contratiempos; 2. Mitigar los riesgos jurídicos y sociales que conllevan la suspensión de un contrato de obra y, 3. Disminuir el riesgo de costos sorpresivos en la ejecución del proyecto.

“Este esquema de fases se encuentra en una fase de socialización por parte del Ministerio, con el fin de recoger las observaciones y comentarios de integrantes de empresas contratistas e interventoras, así como de entidades como la Procuraduría General de la Nacional, Asociación Colombiana de Ingeniería Sanitaria y Ambiental – Acodal, la Cámara Colombiana de Infraestructura, entre otros”, manifestó Henao Cardona.

 Las fases propuestas son las siguientes:

 Fase I. Constatación de las condiciones que garantizan la ejecutabilidad del proyecto, en esta fase el contratista deberá confrontar en terreno los documentos técnicos, legales y económicos del proyecto, a fin de determinar la ejecutabilidad del mismo, determinando si presenta o no falencias que hagan necesaria la ejecución de actividades adicionales y previas a la iniciación de la obra propiamente. Además deberá identificar y proponer las soluciones para superar las falencias, cuantificando económicamente los ajustes requeridos.

 Fase II. Ejecución de las actividades requeridas conforme el diagnóstico de ejecutabilidad del proyecto. En esta fase el contratista deberá realizar las actividades que se han identificado como faltantes en el documento de diagnóstico, de forma tal que al finalizar la fase y si dichas actividades se han adelantado en forma adecuada, el proyecto quedará en óptimas condiciones de ejecutabilidad.

 Fase III. Ejecución de obra. Una vez terminadas las Fases anteriores, se dará inicio a la etapa tradicional de ejecución de las obras.