Noticias

POLICÍA HACEN REALIDAD EL SUEÑO DE UN NIÑO

El Amor Por  La Vida, Un Compromiso De Corazón

unnamed-12Bucaramanga. Noviembre 28 de 2016. La Policía Nacional a través del Grupo Protección a la Infancia y la Adolescencia hizo realidad los sueños de un niño del Municipio de Girón, quien se convirtió en un campeón de la vida, hace seis años, al haber vencido la muerte.

Publicidad

Le diagnosticaron secuelas físicas en su parte motriz hace 6 años, fecha en la que sufrió un aparatoso accidente de tránsito, que lo mantuvo en coma durante seis meses, y uno en estado vegetativo. Cuando las esperanzas se acababan, por milagros divinos, Dios le dio la oportunidad de vencer la enfermedad, y salir campeón de la batalla.

Con el tiempo dos Policías adscritos al Grupo de Protección a la Infancia y adolescencia de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, conocieron la historia de este guerrero y de los sueños que el menor tenía, los cuales eran conocer el mar y a los miembros de la Selección Colombia, sin embargo los veía difíciles de alcanzar. Los uniformados emprendieron la tarea de realizar un compromiso de corazón y hacerlos realidad.

Emprendiendo una carrera maratónica contra el tiempo y mediante coordinación interinstitucional, logran transportar a Andrés Mauricio y su señora madre a la ciudad de Barranquilla, hasta el Estadio Metropolitano, lugar donde conocería los jugadores del equipo de fútbol de sus amores, la selección Colombia, la cual jugaría contra la selección de Chile. Allí los deportistas les brindaron una calurosa bienvenida que los hizo llorar de emoción.

Hasta ese momento estaba cumplido el sueño de Andrés Mauricio, pero con lo que no contaba es que iba a asistir a un evento de gran magnitud para nuestro País, observar en vivo y en directo un partido oficial de su equipo del alma a muy pocos metros de la cancha.

Y como si fuera poco, para completar este enorme regalo que la vida le estaba dando, fue llevado a conocer el mar, al sector conocido como Puerto Salgar, donde él tuvo la oportunidad de ver y sentir las olas del inmenso océano, una nueva experiencia que forjó dentro de su corazón un recuerdo inolvidable para él y su progenitora, logrando de esta manera cumplir la totalidad de sus sueños. Los sueños se convierten en realidad, si creemos en ellos. Andrés Mauricio continuará luchando por su recuperación con empeño y dedicación, porque ha demostrado que cuando hay una meta en la vida y se trabaja con dedicación, se puede lograr.

En cuanto a estos hombres de verde oliva, se llevan su corazón enaltecido de satisfacción, por el deber cumplido como Policías y la gratitud de un niño y su familia que por siempre los recordará.

Los uniformados sostuvieron que seguirán trabajando de la mano con la comunidad, brindado todo el apoyo y acompañamiento que sea posible, no solo en temas de seguridad, sino también en asuntos sociales, convivencia, unión y solidaridad.