Noticias

POLICIA REALIZA CONTROLES A MASCOTAS PELIGROSAS

Enero 17 del 2017. Bucaramanga. La Policía Nacional a través del grupo de protección Ambiental y ecológica viene adelantando diferentes controles en los barrios, con el fin de concientizar a los propietarios de los perros potencialmente peligrosos sobre el uso del bozal.

Publicidad

La medida tiene como fin hacer cumplir la Ley 746 del 2002, por medio de la cual se regula la tenencia y registro de perros potencialmente peligrosos, con normas como sacar a este tipo de animales con bozal y con correa.  En su artículo 108-C, esta Ley establece que en las vías públicas, en los lugares abiertos al público, y en el transporte público, o en los que sea permitida su estancia, todos los perros deben tener su correspondiente traílla. Adicional a ello los que son considerados como razas potencialmente peligrosas deben portar su bozal y permiso de tenencia.

Además, con esta campaña se les recordó a los propietarios o tenedores de ejemplares caninos que el no recoger los excrementos, tendrá como sanción impuesta por la autoridad municipal competente una multa de 5 (SMLDV) o sanción de uno a cinco fines de semana de trabajo comunitario consistente en limpieza de los lugares que la respectiva alcaldía municipal defina.

Los perros que según esta ley son considerados potencialmente peligrosos son: American Staffordshire Terrier, Bullmastiff, Dóberman, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Fila Brasileiro, Mastín Napolitano, Pit Bull Terrier, American Pit Bull Terrier, Rottweiler, Staffordshire Terrier y Tosa Japonés.

Estos son algunas de las sanciones que podría recibir un ciudadano por no cumplir esta ley:

No portar la traílla se recibirá una multa de cinco salarios mínimos legales diarios. No portar el bozal en los perros ya establecidos como peligrosos, se recibirá una multa de diez salarios mínimos legales diarios. No portar el respectivo permiso de perros peligrosos, se recibirá una sanción de 15 salarios mínimos legales diarios.

Los gastos por la permanencia del animal en las perreras que el respectivo municipio determine correrán por cuenta de su propietario, el cual podrá retirarlo con el respectivo bozal y traílla, en un plazo máximo de diez (10) días contados a partir de la fecha de decomiso. Si el propietario no lo retira en el plazo establecido, el perro se declarará en estado de abandono y se podrá proceder a su sacrificio eutanásico.

Artículo Transitorio 2 La póliza de responsabilidad civil extra contractual que se debe aportar para el registro de los ejemplares caninos potencialmente peligrosos se exigirá a partir del momento en que las aseguradoras las establezcan. Mientras se crean el cubrimiento a este riesgo los propietarios o tenedores de los ejemplares caninos detallados, responderán por los daños y perjuicios que ocasione el animal con su propio peculio.

 Se invita a los responsables de las mascotas a mantener el animal en condiciones locativas apropiadas en cuanto a movilidad, luminosidad, aireación, aseo e higiene.