PROGRAMAS DE DERECHO EN EL PAÍS: ¿ESPECTADORES DE LA REFORMA A LA JUSTICIA?

De izquierda a derecha Jorge Eduado Lamo Gómez, decano Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, Jaime Bernal Cuellar y Rodolfo Mantilla Jácome, vicepresidente de la junta directiva de la UNAB.

El interrogante lo planteó el ex procurador general de la Nación, Jaime Bernal Cuellar, en el desarrollo de la Tercera Jornada de Derecho Penal realizada en la UNAB. El jurista reflexionó sobre el estado actual de la justicia penal e instó a los académicos a replantear la enseñanza del Derecho.

Bernal Cuellar estuvo en la Universidad Autónoma de Bucaramanga como invitado especial a la Tercera Jornada de Derecho Penal, organizada por la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Institución. Durante su intervención hizo una radiografía del sistema penal acusatorio colombiano y, basado en su propia experiencia, afirmó que “sufrimos de un formalismo exagerado, los señores fiscales y jueces se detienen en la letra o exégesis de la norma. Hay audiencias en las que si no se utilizan expresiones exactas consideran que se introdujo mal la prueba. Además de las sentencias ‘kilométricas’, sentencias de 850 páginas que parecen un catálogo de autores y de jurisprudencia porque el funcionario no dice nada. No se requieren tantas páginas para decir si una persona es inocente o no”, dijo.

Además, calificó de grave el aumento de penas. “Aumentar las penas tiene un efecto gravísimo porque la justicia hoy no está en capacidad para dar respuesta a todo lo que se está creando. Lo que tenemos que buscar es una justicia autónoma, que no esté permeada por la política”.

Frente al ejercicio de formación en las instituciones de educación superior y avalado por sus años de experiencia como docente, señaló el impacto de la labor de las universidades en la administración de justicia. “¿Qué estamos haciendo las universidades? ¿Estamos haciendo algún aporte a la reforma a la justicia o simplemente somos unos espectadores de esa reforma? Yo creo que las universidades tienen una alta responsabilidad sobre los profesionales que están formando. ¿Estamos formando buenos lectores de código? ¿Abogados que reciten las teorías nacionales y extranjeras? ¿O abogados que apliquen una dinámica clara de lo que es el derecho conforme a la realidad social?”, se preguntó el ex procurador.

Al cierre de su intervención, el jurista recibió de manos del decano Jorge Eduardo Lamo Gómez y el vicepresidente de la junta directiva de la UNAB, Rodolfo Matilla Jácome, la Torre de Cristal, distinción que se entrega a personas cuya trayectoria ha dejado huella indeleble en la sociedad y ha marcado un camino para nuevos profesionales en formación.

“La UNAB se siente muy complacida de poderle hacer este reconocimiento público. Recibimos de él durante mucho tiempo sus permanentes enseñanzas, dentro del proceso de alianza UNAB – Externado de Colombia y esperamos continuar recibiendo sus luces. Como su exalumno más que como decano, me complace entregarle este homenaje de la Universidad”, expresó Lamo Gómez.