Noticias

PROMOVEMOS TEJIDO SOCIAL LLEVÓ ALEGRÍA Y ESPERANZA A NIÑOS DEL HUS

HUSEl Gobernador de Santander, Richard Aguilar Villa, respaldó esta gran jornada haciendo presencia en las instalaciones del HUS para compartir con los niños y sus familias.

Dos días de color, alegría y esperanza vivió la población infantil que recibe atención en la Unidad de Oncología del Hospital Universitario de Santander -HUS- con todas las actividades que el programa Promovemos Tejido Social adelantó en este importante centro asistencial junto con las fundaciones Hope y Sanar. Actividades recreativas, ‘pintu-caritas’, show de payasos, presentaciones musicales, ‘canticuentos’ y jornadas de manualidades fueron la herramienta para pintar sonrisas tanto en los pequeños como en sus familias, ayudándolos así a sobrellevar la enfermedad.

Asimismo, la Unidad Móvil de Promovemos Tejido Social, programa de la Secretaría de Desarrollo del Departamento, se trasladó hasta el Hospital Universitario de Santander para brindar servicios odontológicos gratuitos a los menores. En total fueron atendidos 90 niños. Helder Fabián Franco, subdirector de la estrategia Salud y Vida del programa Promovemos Tejido Social, manifestó que “de esta manera buscamos acompañar a las familias y el niño con los diferentes actos culturales, brindándoles momentos de alegría a cada uno de ellos”. Además se realizó la donación de elementos como temperas, colores, marcadores y cartulina para apoyar las labores de las fundaciones Hope y Sanar, las cuales brindan atención, acompañamiento y asesoría a niños de la región que padecen cáncer.

Annie Bueno, asistente administrativa de la Fundación Sanar, destacó que la atención prestada durante estos días por la Unidad Móvil de Odontología “es muy importante para la población infantil que se encuentra recibiendo tratamiento de quimioterapia, ellos deben tener una salud oral óptima… los niños no solo tuvieron un diagnóstico sino quienes lo requerían, de manera inmediata, recibieron tratamientos odontológicos, como limpieza, calzas, entre otros”. Y añadió: “El impacto en la población es tal, que la jornada debería adelantarse por lo menos cada tres meses para que niños que residen en otras poblaciones también puedan recibir estos servicios tan importantes que ofrece el programa Promovemos Tejido Social”