Noticias

RODRIGO LARA: ‘ESTOY DECEPCIONADO POR LA AUTOCORONACIÓN DE GALÁN’

Tomado de El Tiempo.

Rodrigo Lara y Juan Manuel Galán FOTO: CEETEl senador responde con dureza a los señalamientos del dirigente del Nuevo Liberalismo.

Publicidad

Rodrigo Lara, senador y aspirante a la presidencia, respondió con dureza a Juan Manuel Galán, quien lo señaló de no respetar las normas en el Nuevo Liberalismo para la elección del candidato oficial de la colectividad en las próximas elecciones.

¿Cómo queda usted tras la elección de Juan Manuel Galán como candidato del Nuevo Liberalismo?

Pues no he visto que el partido lo haya hecho público y tampoco he visto nada que corresponda a un proceso de elección democrática de un candidato presidencial. ¿Cómo quedaría el Nuevo Liberalismo ante los colombianos con la auto coronación de una persona que cree que tiene un derecho sanguíneo sobre un partido? ¿De verdad pensará autoproclamarse a dedo, a oscuras y a espaldas del país?

El candidato Galán dice que usted no respetó las normas. ¿Qué responde?

Estoy decepcionado del comportamiento de Juan Manuel Galán. Me ha sorprendido la contradicción entre sus palabras y sus actos y su irrespeto por la verdad. Desde que ejercí mi derecho a ingresar al partido para participar en la consulta presidencial, se puso en marcha una estrategia de difamaciones, mentiras e intrigas para que yo desista de mi propósito.

¿Por qué?

Quienes han desconocido de forma ostensible y antidemocrática el fallo de Corte Constitucional, han sido los hermanos Galán Pachón, a través de unas autoridades que ellos pusieron y dirigen tras bambalinas. De forma arbitraria han desconocido un fallo que nos permitió a muchos retornar al Nuevo Liberalismo sin condición alguna y participar en esta contienda democrática.

¿Cómo?

Las condiciones ofensivas, ilegales e imposibles de cumplir que me han exigido, no son más que artimañas para que decline de mi ingreso al partido. Con jugaditas parecidas, sacaron del partido a verdaderos dirigentes históricos del Nuevo Liberalismo como Alfonso Valdivieso, César Pardo, Carlos Arcesio paz, Arturo Sarabia e Iván Marulanda.

Él lo señala a usted de querer llevar el Nuevo Liberalismo a hacer una alianza con Cambio Radical. ¿Es así?

Lo mismo le dijo a Alfonso Valdivieso y también llamó traidores a varios dirigentes históricos del partido. La única coalición de la que hace parte el Nuevo Liberalismo es la que existe hoy con la coalición de la Esperanza, la cual respeto y nunca he puesto en tela de juicio. Sobre esto constan mis numerosas declaraciones en medios de comunicación. Esto no es más que otro pretexto, una falacia más, para disimularles a los colombianos la forma como actúan internamente y frustrar la competencia democrática en una consulta abierta por la candidatura presidencial.

Dice incluso que usted buscaba alianzas con sectores de la derecha. ¿Qué responde?

Insisto, dentro de sus falacias y pretextos, Juan Manuel llegó a plantear de manera delirante que incluso invité al Partido Conservador a ingresar al Nuevo Liberalismo. Solo le falta por decir que también invité al Doctor Gustavo Petro. Mala fe e inmadurez de quien sabe que está obrando mal y se resiste a competir en condiciones de igualdad.

Con esta situación, ¿qué futuro le ve al Nuevo Liberalismo?

La virtud de un partido político reside en su credibilidad, su buena fe y su amor por la verdad. Que Juan Manuel y sus directivos pretendan quedarse con una candidatura presidencial por decisión de unos familiares y sacando a sus competidores con artimañas, es una incoherencia patente entre lo que se dice en público y lo que se hace en privado.

¿Qué hacer, entonces?

Considero que los candidatos al Congreso del Nuevo Liberalismo deberían tener la libertad de escoger a su candidato presidencial, incluso en el seno de la Coalición. No es justo que los obliguen a votar por uno solo.

Desde su punto de vista, ¿qué es lo que pasa en el Nuevo Liberalismo?

Tras todas estas arbitrariedades de las que he sido objeto, he recibido muchas llamadas de solidaridad y en todos mis interlocutores han expresado su pesar de ver que un partido que representa una ilusión democrática y que recibe dinero público, termine convertido en el patrimonio de una familia.

Desde el punto de vista personal, ¿cómo valora que ustedes, los hijos de los mártires Luis Carlos Galán y Rodrigo Lara, estén ahora en esta fractura?

Yo lamento lo que está pasando. Hasta hace pocos meses me reunía con frecuencia con los hermanos Galán Pachón para sortear los obstáculos que existían para el renacimiento del partido. Mientras salía el fallo de la Corte, existía armonía con ellos y concebíamos un partido abierto y democrático. Mucho les insistí en la necesidad de abrir las puertas del partido a un número plural de candidaturas presidenciales de origen liberal, para alejar el riesgo de que se convirtiera en un partido de hijos de… Tristemente, cayeron en el facilismo y en la comodidad de los que creen que en la vida se puede triunfar sin luchar.