Editorial

¿SI ESTAMOS PREPARADOS PARA ENFRENTAR LA EPIDEMIA DEL ZIKA?

Por Wilfredo Sierra Moreno.

wilfredo-sierra-m6Desde siempre me ha preocupado esa dicotomía terrible entre las declaraciones y las ruedas de prensa cuando se trata de enfrentar casos verdaderamente alarmante de epidemias endémicas, y lo que definitivamente hace o deja de hacer todo ese aparato burocrático médico que esta regado por todo el departamento de Santander, pero que a la hora de la verdad no tienen ni siquiera los más mínimos implementos en medicación para tratar de aliviar siquiera una gripa, porque ni siquiera aspirinas tienen los pobres dispensarios de los organismos de salud para dar un alivio transitorio.

Ahora frente a  la terrible epidemia del Zika, terrible por la consecuencia en los pobres niños que serán victimas de sus efectos, estoy viendo la misma ligereza de tratamiento oficial e informativo que vivimos frente al Dengue y el Chikunguña, en donde una distinguida funcionaria –que al parecer ahora ascendió de rango- propuso tratar a garrote limpio a los ciudadanos de Bucaramanga para que aprendieran a eliminar los estanques de agua y las acumulaciones de desecho que es donde el zancudo transmisor de estas enfermedades se reproduce.

Sí, es cierto, hay una terrible incultura en la gran mayoría de nuestras gentes que somos irresponsables dejando depósitos de agua donde no deberían estar, no lavando permanentemente las piletas donde recogemos el líquido para lavar la ropa y hasta no siendo cuidadosos con las peceras que tanto nos gustan y en donde – es agua – el mosquito encuentra su medio expedido de vivir y reproducirse. Posiblemente por una tendencia subconsciente a creernos descendientes de los más desarrollados y ricos pueblos del mundo, se nos olvido que vivimos en medio del subdesarrollo con todas las consecuencias que eso tiene en casos como el actual, donde el aseo debería ser una norma irremplazable de conducto de todo ciudadano, pero desafortunadamente no lo es.

Yo propongo que además de que nuestros Secretarios de Salud, tanto departamental como municipal, nos den muestras de sus profundos conocimientos científicos en medicina, epidemiologia, contaminaciones y hasta en tratamiento con los ángeles, orienten a sus oficinas a imprimir miles de volantes explicando cómo se reproduce en picante mosquito y cuáles son las formas más eficaces de hacer desaparecer esos criaderos de las enfermedades que nos genera un bichito tan pequeño pero con tanta capacidad de daño. Ah, y que ojala se pudiera disponer de un equipo de personal bien preparado, educado, de buenas maneras, que fuera por los sitios más críticos de la ciudad tratando de educar, de la mejor forma, repito, decentemente, a nuestras gentes de cómo combatir efectivamente estos batalladores animalitos que como diría un gracioso amigo mío, terminan siendo sangre de nuestra propia sangre.

Yo sé que este pedido es un gran atrevimiento de mi parte para con funcionarios que nacieron en cuna de oro, tienen los mejores títulos académicos con sus debidas especializaciones en las mejores universidades del mundo, visten las mejores telas del mercado mundial, pero que fueron nombrados, por lo menos en el papel, para velar por la salud de sus conciudadanos. No más ruedas de prensa para llenar titulares diarios de los principales medios de comunicación, que estamos hablando de una enfermedad que ocasiona que el bebe nacido de una mujer infectada del Zika, sufra microcefalia,  que hace que el infante tenga complicaciones con anomalías congénitas del sistema nervioso central, que en la práctica – y diciéndolo crudamente – lo va a hacer un ser realmente inviable totalmente para tener una existencia normal. Y que no nos vuelvan a salir con la recomendación majadera de que el mejor encargo para enfrentar el problema es que las mujeres no se embaracen durante los próximos 6 meses. ¡Estúpidos! Si no son capaces de controlar los charquitos y depósitos de aguan en sus casas y alrededores, menos van a ser capaces de manejar las fuertes corrientes interiores que invitan a la reproducción. Salvo que un día de estos salgo un vividor con una santa que hace esos milagritos….