Noticias

¿SON LAS CUMBRES ECONÓMICAS TAN MISTERIOSAS COMO RETRATA LA CONFESIÓN?

En los cines colombianos se proyecta el thriller italiano con mayor suspenso para comenzar el año.

Bogotá, enero 19 de 2017. Los interesados en la economía deberíamos ser todos, sin embargo, quienes realmente analizan el tema son sus profesionales y una serie de ciudadanos preocupados, no obstante, no son la mayoría. Comenzar un nuevo año significa aumentos en el valor de la vida, subida del salario mínimo, nuevos impuestos y, por supuesto, un nuevo ciclo de cumbres económicas en las que se deciden políticas que directa o indirectamente afectan a quienes habitan los países más ricos y los menos privilegiados.

Publicidad

En el momento en el cual el Foro Económico Mundial en Davos se lleva a cabo, se encuentra en las carteleras de cine la película La Confesión, un thriller que lleva a la ficción otra importante conferencia económica, en la cual su líder es asesinado no sin antes haberle confesado a un monje su preocupación por las decisiones que allí tomarían junto a sus compañeros que no ayudarían a cambiar las condiciones en diversos lugares del mundo.

En Davos en estos momentos los líderes del mundo discuten qué tipo de acciones tomar para proteger las finanzas ante lo que se ha denominado como un escalamiento del populismo en países tan importantes como Estados Unidos, Inglaterra y otros territorios. En La Confesión, los asistentes están a punto de tomar una decisión crucial para la economía global pero el enigma de quién asesinó a su líder hace que se formulen otras preguntas: ¿su muerte puede interferir con sus proyecciones? ¿Las decisiones deben dejarse de lado ante un luto? ¿Lo mataron por su forma de pensar? ¿Se suicidó? ¿Hay que informarle a la prensa? ¿Qué tantos secretos sabe el monje? Estas y muchas otras dudas, bajo la batuta de Roberto Andó, son las que se pueden ver durante los 100 minutos de esta historia que actualmente está en cines.

Andó nos conduce a una historia para pensar en el poder y los secretos ocultos, de la mano de actuaciones cruciales de Pierfrancesco Favino (Guerra Mundial Z), Lambert Wilson (No se metan con mi vaca) y el ganador del premio Bafta, Daniel Auteuil. El misterio de La Confesión ocurre en medio de una cumbre G8. El director del Fondo Monetario Internacional, Daniel Roché, es encontrado sin vida. Mientras todos buscan al culpable y los motivos de su muerte, sus secretos se esconden en una confesión que este le dio a un monje italiano invitado a la cumbre.

La Confesión tiene apartes en inglés, francés e italiano, tal como lo tendría una cumbre económica mundial e incluso, retrata a las celebridades que son invitadas a las mismas, que en este caso son una escritora de libros infantiles y un músico de rock, ambos de gran éxito y que ahora intentan resolver un enigma e impactar a las poblaciones menos favorecidas del mundo.

El silencio es un personaje más de esta película, al tener como protagonista a un Monje Cartujo, de los cuales hay muy pocos en el mundo y quienes solo hablan cuando es estrictamente necesario. Así mismo, La Confesión se rodó en un solo lugar, el hotel donde se alojan y donde se lleva a cabo la cumbre, por tal motivo, sus habitaciones y zonas los también tienen su propia forma de retratar las situaciones en la que se ven envueltos sus personajes.