Noticias

UIS GANA PREMIO NACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN MÉXICO

Por investigación que diagnostica a tiempo el virus de Influenza A H1N1

Por haber desarrollado un sistema para el diagnóstico oportuno del virus de la Influenza A H1N1 que podrá salvar miles de vidas, investigación la Universidad Industrial de Santander y el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional de México obtuvieron el Reconocimiento al Primer Lugar en Investigación Básica en ese país.

Publicidad

El trabajo que ya tiene solicitud de patente y que lleva por título: “Oligonucleótidos y Proceso para Detectar el Virus de Influenza A H1N1” y recibió el Reconocimiento al “Primer lugar en investigación básica”, uno de los 16 galardones del Premio Nacional de Investigación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) 2017 de México, entregados en días pasados.

“Este reconocimiento es un éxito mundial por todas las vidas que se pueden salvar con este sistema, porque es tan sencilla su aplicación que en media mañana se puede detectar perfectamente en una persona que tenga gripa, sabemos el virus, y el médico ya tiene la opción de darle el tratamiento correcto”, dijo el profesor Francisco José Martínez, de la Escuela de Biología UIS y líder de la parte genómica del proyecto. De esta manera la UIS contribuye a la prevención nacional e internacional de uno de los virus que ha generado grandes pandemias en la historia de la humanidad.

En la investigación participaron los profesores Lola Xiomara Bautista Rozo y Carlos Jaime Barrios Hernández, de la Escuela de Ingeniería de Sistemas, y Francisco José Martínez, de la Escuela de Biología UIS, por parte de la Universidad Industrial de Santander, junto con el Dr. Juan Antonio González Barrios, director del Laboratorio de Medicina Genómica del Hospital Regional Primero de Octubre, adscrito al Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del Estado en México, y los profesores María del Rocío Thompson Bonilla; Refugio Rodríguez Vázquez y Daniel Martínez Fong, del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional de México.

“Este logro es también de 10 estudiantes de la Universidad Industrial de Santander que participaron en todas las etapas del proceso”, señaló el biólogo Francisco José Martínez, de nacionalidad mexicana, profesor de planta de la Escuela de Biología de la Universidad Industrial de Santander y Responsable del Proyecto Genómica UIS.

“La gripa es producida por el virus de influenza A H1N1 y ha causado millones de muertes a lo largo de la historia. La última fue la pandemia que se inició en la Ciudad de México, que fue mundial. Precisamente ahí nace el proyecto, cuando el doctor Juan Antonio González Barrios, que trabajaba en diagnóstico molecular, propuso la investigación y me pidió la colaboración para encontrar una solución a esto, que con todo gusto acepté”, relata el profesor Martínez.

“El problema principal es que muchos pacientes tenían la gripa, pero el sistema actual de diagnóstico autorizado por el CDC de Atlanta, que se utiliza en todo el mundo, no podía reconocer a pacientes que presentaban todos los síntomas”.

El profesor Martínez ya trabajaba en el proyecto cuando se incorporó a la UIS, de modo que allí empezó a liderar esta parte del proceso y con el concurso de los sistemas de supercómputo y de los profesores Carlos Jaime Barrios y Lola Bautista, con un grupo de 10 estudiantes generaron “una base de datos de todos los virus a lo largo de la historia del mundo, pero era tal la cantidad de información que los tiempos de cómputo hacían imposible el análisis”.

Los 10 estudiantes de la UIS, pertenecientes a las escuelas de Enfermería, Ingeniería de Sistemas, Biología y Bacteriología, “se dedicaron durante un año a analizar secuencias, secuencias, miles de secuencias, y con gran esfuerzo, fe y tenacidad logramos, gracias a ellos y los profesores, hacer nuestro aporte al médico y decirle: mire, el virus cambió, este es el problema, estas son las nuevas moléculas”, dijo el profesor Martínez.

La tarea fue titánica porque debieron reducir el tiempo que tardaba una corrida de cómputo de un año y medio bajarlo a una hora o incluso menos, con lo que lograron caracterizar evolutivamente a todo lo que fue el virus. “Encontramos que el sistema de diagnóstico que se tiene actualmente solo puede reconocer a cinco o seis pacientes que presenten la gripa, porque el virus ya cambió y es otro totalmente distinto”.

“Con este sistema generamos nuevas moléculas que nos permiten detectar al virus y que fueron exitosas con 150 pacientes que no habían podido ser detectados. Es decir, este sistema ya salvó a 150 pacientes y puede ser aplicado a cualquier persona en cualquier parte del mundo”, dijo el profesor Martínez Pérez.

“Esto significa menos gastos para las familias que tienen un paciente infectado, podemos prevenir las pandemias; y ya que podemos ir monitoreando cómo va el virus, el éxito es que sabemos en dónde cambia el virus, podemos tener campañas permanentes de prevención y podemos en Colombia y en el mundo marcar mejor lo que son las gripas y prevenir una pandemia a nivel mundial”.

Nuestra responsabilidad es con la UIS y sobre todo con nuestros pueblos; el conocimiento es para el pueblo y para la humanidad. Había que solucionar esto, porque todos tenemos familia y es terrible ver los cuadros y todo lo que puede causar este virus. Es una responsabilidad y un honor poder ayudar con esto y ya lo tenemos: un sistema de diagnóstico”.

Esta investigación, considerada un importante aporte para el campo científico para diagnosticar la gripa, se encuentra en solicitud de patente en México ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual.

El profesor Martínez Pérez explicó que “el sistema es un gran logro de la UIS porque aparte del éxito científico-médico fue una cuestión titánica que se tuvo que hacer a nivel jurídico y de negociación internacional, porque donde se hizo esto era un hospital de servicios, se hacía muy poca investigación y prácticamente se tuvo que cambiar la Constitución de México para poder lograr el registro de la patente. Y ya que el inventor como tal fue el doctor Juan Antonio González Barrios, se tenía que hacer en México.