UNIDAD PARA LAS VÍCTIMAS RECHAZA ASESINATOS Y AMENAZAS A LÍDERES SOCIALES, PERIODISTAS Y FUNCIONARIOS Y PIDE EFECTIVAS INVESTIGACIONES

Yolanda Pinto, directora de la Unidad para las Víctimas.

La entidad hace un llamado para que cese esta ola de asesinatos y las amenazas a través de sufragios, panfletos, llamadas y toda clase de métodos que buscan generar miedo y chantajear a las comunidades.

La Unidad para las Víctimas rechaza enfáticamente los asesinatos de líderes, liderezas sociales, defensores de derechos humanos y las amenazas contra periodistas, integrantes de las Mesas de Participación de Víctimas en todo el país y funcionarios de la misma entidad y de otros entes estatales que cumplen tareas relacionadas con el Acuerdo de Paz, la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras y el posconflicto.

La entidad se solidariza con todas estas personas, con sus familias y seres queridos, y reclama que se les permita expresar su opinión de manera libre, así como participar activa y pacíficamente en los procesos que defienden y lideran en sus territorios y organizaciones.

 De igual manera, exhorta a las autoridades competentes para que brinden suficientes medidas de protección a quienes han sido amenazados y realicen eficientes investigaciones que lleven no solo al establecimiento de los autores materiales sino intelectuales tantos de los homicidios como de las amenazas, que buscan atemorizar a la sociedad. La Unidad para las Víctimas hace un llamado para que cese esta ola de asesinatos y las amenazas a través de sufragios, panfletos, llamadas y toda clase de métodos que buscan generar miedo y chantajear a las comunidades.

Las amenazas contra los líderes de las víctimas del conflicto, en distintas zonas del país, pretenden evitar su participación, interlocución e injerencia ante las instancias estatales, territoriales y nacionales, en las cuales de desarrolla la política pública para las víctimas.

Por último, la entidad formula un llamado para que se respete la vida y la dignidad de cada persona en Colombia y las diferencias se manejen a través de métodos No violentos y en el marco de lo legal. Como siempre, la Unidad continúa en el cumplimiento de su misión de atender, asistir y reparar integralmente a las víctimas, promueve el perdón y la reconciliación entre los colombianos y confía en que es posible la construcción de una paz duradera.