Noticias

UPB LE APUESTA A LA POTENCIALIZACIÓN DE LA INDUSTRIA DE CAÑA PANELERA

El trabajo del cultivo, producción y comercialización de caña panelera se ha convertido en algo más que una fuente de empleo; ha pasado a ser ahora parte de una tradición cultural asumida por diferentes generaciones, pero cuyos herederos comienzan a desaparecer. Sin embargo, esta línea de la economía santandereana mueve cerca de 135.000 toneladas anualmente,  lo cual ha cautivado la atención de investigadores  de la UPB, quienes desean aportar al mejoramiento de las condiciones tecnológicas, sociales, económicas y logísticas del sector.

De acuerdo a lo manifestado por Carlos Janner Silva, funcionario de la Secretaria de Agricultura de la Gobernación de Santander, el oficio del cultivo y producción de caña requiere intervenciones importantes en aspectos como economía, logística y transporte, costos y análisis de los ciclos de producción.

Desde el trabajo realizado por la Gobernación de Santander, hemos detectado que los productores carecen de herramientas que les permitan, por ejemplo, calcular las tasas de retorno de inversión, realizar planes de movilidad del producto al interior de las fincas productoras, o poner en marcha la comercialización sin la ayudad de terceros. Esto hace que los márgenes de rentabilidad no sean los esperados, y en algunos casos, se estén generando condiciones de pérdida para los productores y, más aún, para los trabajadores” mencionó el funcionario del ente regional.

 Así mismo, enfatizó en la necesidad de diversificar el portafolio de productos que pueden extraerse de la caña y comercializarse en Colombia y el mundo, dado que, según cifras oficiales citadas por el profesional, la disminución del consumo de panela cuadrada ha bajado en 2 kilos por habitante, de manera que hay una cantidad considerable de panela producida que no está siendo comercializada.

“Es importante innovar en productos; en ciencia y tecnología y brindarle a los productores la formación necesaria para que sus finanzas mejores y el negocio vuelva a ser rentable.  De la misma manera, se deben tener en cuenta las condiciones de empleabilidad del sector, pues los trabajadores carecen de los beneficios de los que goza un trabajador formal. Ellos no están adscritos a una nómina, no cuentan con prestaciones sociales ni seguridad laboral”, agregó el profesional Carlos Janner Silva.

Desde estas consideraciones, y teniendo en cuenta otros aspectos socio – económicos, la UPB ha planteado, un marco de acción que busca abordar las principales problemáticas de la industria panelera.

En primer lugar consideramos de vital importancia el hecho de que Santander sea el primer productor de caña de Colombia y que el trabajo que se genera allí involucre un aproximado de 35 mil familias. Esto tiene un gran impacto en la economía del dpto. por lo que, en término sociales,  nos gustaría indagar cómo impacta la producción de la caña a las comunidades;  qué pasa con las familias de quienes participan en la cadena de producción de la caña, desde la siembra hasta la comercialización. Sentimos que, desde el aspecto psico – social, hay una deuda de caracterización de las comunidades para saber ¿cuáles son sus expectativas de vida y las de sus familias?, ¿cómo ellos se apropian del tema de la caña, no sólo como un medio de subsistencia sino también como parte de la cultura panelera de la región?; ¿por qué la caña se convierte en el renglón más importante de Santander y sin embargo de eso casi no hablamos?, ¿cómo hemos podido insertarnos en el mercado internacional? Esos son los aspectos que se abordarán desde las facultades de Comunicación Social, Psicología, Diseño Gráfico, Derecho y Ciencias Políticas e, incluso, desde Adminsitración de Empresas”, señaló la PhD Jaqueline Estévez Lizarazo, docente de la Facultad de Comunicación Social de la UPB.

Así pues, la Universidad buscará, a través del macroproyecto formulado para el área de la caña, integrar sistemáticamente soluciones que van desde lo técnico hasta lo social, q incluye la asociación de productores para mejorar las condiciones económicas, financieras, comerciales etc.

“Como institución educativa de educación superior, estamos en capacidad de generar herramientas logísticas que faciliten la comercialización; herramientas de sistemas de información para integrar o para acortar la cadena comercial y eliminar intermediarios, y generar elementos para buscar asociatividad entre productores, mejorar la calidad el producto y  hacer más amplia la gama de productos que se ofrecen desde el sector panelero”, finalizó el docente Urbano Eliecer Gómez Prada, de la Facultad de Ingeniería de Sistemas de la UPB.