Noticias

UPB SE UNE A LA PROMESA POR LA SALUD DE LOS NEONATOS

Agencia de Noticias UPB – Bucaramanga.  Con un proyecto bastante amplio en pro de la salud de los recién nacidos, la Universidad Pontificia Bolivariana y la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV,  buscan proteger la vida de los niños con cardiopatías congénitas complejas, mediante un programa educativo para sus cuidadores. Este proyecto mereció el aval y el financiamiento por parte de COLCIENCIAS en  la más reciente convocatoria para proyectos de salud.

PROMESA es el programa de monitoreo y educación en salud en casa para niños con cardiopatías congénitas complejas, desarrollado por las dos entidades, con el ánimo de implementar  un sistema educativo para enseñarles a los cuidadores de niños con cardiopatías congénitas complejas, la manera adecuada de brindar atención básica en un periodo de tiempo específico,  en el cual los niños regresan a casa después de haber recibido una intervención quirúrgica.

Esta promesa de vida comienza en el momento en que el paciente recién nacido es diagnosticado y se procede a la intervención quirúrgica. A partir de ese instante se inicia, también,  el seguimiento y acompañamiento psicológico y pedagógico que se le brinda al paciente, y a su círculo familiar, para  brindar el apoyo y preparación necesarios para  la etapa posterior a la cirugía.

De acuerdo a la información suministrada por el equipo de PROMESA, los niños que nacen con cardiopatías congénitas complejas requieren intervención quirúrgica inmediata, posterior al nacimiento dado el alto riesgo de muerte al que están expuestos. Después de la operación entran en un período denominado interestadio que requiere especial atención por parte de los padres de familia y el cuerpo médico.

PROMESA, entonces, se gesta como un programa de acompañamiento en casa para familiares de niños con cardiopatías congénitas, que busca brindar herramientas y generar habilidades en los padres de familia, o cuidadores, sobre el manejo de las condiciones médicas de los recién nacidos. Sabemos que existe un alto índice de mortandad en los niños después de la primera cirugía;  con la implementación de la estrategia PROMESA se busca reducir este índice y prolongar el tiempo de vida de los niños, ofreciéndoles una mejor calidad de vida, a partir del monitoreo de sus condiciones médicas, que  se realiza por parte de los padres de familia, en unión con el equipo de salud de la Fundación Cardiovascular de Colombia”, explicó la Dra. Ana Fernanda Uribe Rodríguez, Vicerrectora Académica de la UPB e investigadora de PROMESA.

 Dra. Ana Fernanda Uribe Rodríguez, investigadora de PROMESA

De acuerdo a estudios previamente consultados para la investigación, los niños intervenidos bajo el procedimiento médico y con el acompañamiento pertinente,  pueden vivir mucho tiempo, alcanzando, incluso,  estadios de adultez y adultez mayor, objetivo que busca alcanzar el proyecto PROMESA para la población Colombiana.

El programa en general consiste, no sólo en educar a padres y cuidadores y enseñarles a leer todos los signos de alerta, sino también en desarrollar estrategias psicopedagógicas y comunicativas que permitan, con el uso de nuevas tecnologías, mantener una comunicación directa y constante entre los cuidadores de los niños y el cuerpo médico de la Fundación Cardiovascular.

Para lograrlo, el equipo investigador conformado por la UPB y la Fundación ha incorporado a su mesa de trabajo profesionales de la ingeniería para el desarrollo de  herramientas tecnológicas como apps, página web, software para celulares, entre otros. De la misma manera, existe en el proyecto un componente comunicativo que alimenta los recursos pedagógicos mediante videos, audios, textos, etc, integrados al sistema de manera que los  cuidadores puedan saber qué deben hacer y cómo reaccionar en un momento de alarma.

Teniendo en cuenta que todos nuestros pacientes son neonatos, los cuidadores deben monitorear diferentes signos, entre los cuales están la medida de oximetría,  peso y alimentación, porque son niños que pueden perder peso con facilidad,  color de la piel, entre otros. Para esto, la FCV integra al proyecto la parte médica referente a cardiología con médicos especialistas en el área, así como también con anestesiólogos, médicos generales, enfermeras y epidemiólogos, que conforman el equipo”, agregó la docente Claudia Patricia Bueno.

Entre tanto, la Universidad, desde su facultad de Psicología, apoya el engranaje teórico de los modelos que deben implementarse para lograr el éxito en el desarrollo del programa educativo, lo que significa que desde la psicología se aborden diferentes perspectivas pedagógicas con el fin de hallar la metodología más adecuada para la enseñanza de aspectos tan técnicos y delicados como los abordados en el proyecto PROMESA.

“Para la universidad es muy importante contribuir a la solución de una de las problemáticas de mayor impacto a nivel nacional, la cual se refiere a las enfermedades cardíacas, a través de la Psicología mediante procesos de adherencia terapéuticas que permitan a los cuidadores seguir las instrucciones ofrecidas por el personal de salud para mejorar las condiciones de vida de los niños. De igual forma destacamos los aportes tecnológicos que están facilitando los procesos terapéuticos, la comunicación y la atención oportuna y pertinente en caso de ser requerida”, mencionó la Dra. Ana Fernanda Uribe.

Desde el momento de su concepción, el proyecto PROMESA ha tenido en cuenta también,  que la mayoría de los pacientes con cardiopatías congénitas complejas provienen de zonas rurales, donde la atención médica no es de fácil acceso, lo que valida la integración de las nuevas tecnologías al proyecto para generar la cercanía necesaria entre pacientes, cuidadores y el sistema médico que los atiende.

“Queremos dejar el programa educativo desarrollado diseñado y ejecutado, de manera que podamos estandarizarlo y dejarlo como un modelo de aplicación para ser usado a nivel nacional e internacional, dado que no hay modelos similares en Latinoamérica que nos permitan desarrollar este tipo de programas, en los que se superen las barreras de la ruralidad y la dificultad en el acceso a los servicios de salud”, finalizó la Psicóloga Claudia Patricia Bueno Castellanos.