Noticias

URUGUAY, UN EQUIPO DURO Y VIEJO CONOCIDO DE LA SELECCIÓN COLOMBIA

Publicidad

IMAGEN-14165018-2Tomado del eltiempo.com Cuando muchos hacían cuentas de que Costa Rica iba a ser el rival de Colombia en los octavos de final del Mundial de Brasil, el equipo que estará en el otro camerino del Maracaná el sábado a las 3 p. m. será un viejo conocido de la eliminatoria: Uruguay. Bien sabido es que los uruguayos enfrentan los partidos con una mística especial. Los disputan a muerte. No dan nunca una pelota por perdida. La experiencia de la ruta hacia el Mundial de Brasil demuestra que puede ser uno de los rivales más complicados para lo que viene.

No comenzó bien el Mundial para el actual campeón de América. La derrota 3-1 frente a Costa Rica sembró algunas dudas sobre su nivel. Pero después superó a otros dos excampeones mundiales, Inglaterra e Italia. Siempre dicen presente. La base uruguaya es la misma de la eliminatoria y del equipo que fue cuarto en Sudáfrica 2010. Muslera, el arquero titular, ha demostrado seguridad. En la defensa, una pieza nueva, José María Giménez (que debutó, justamente, en la eliminatoria contra Colombia en Montevideo) ha ayudado a mantener la solidez defensiva y le ha dado así al técnico Oscar Washington Tabarez la posibilidad de tener versatilidad táctica: contra Inglaterra jugó con cuatro zagueros; contra Italia, defensa de tres. Y funcionó.

Los uruguayos tienen además jugadores de mucha entrega: Cáceres, Arévalo Rios, Álvaro Pereira… Y a eso le suman el talento de Cristian Rodríguez, eje ofensivo del equipo. Hay un factor extradeportivo que puede ayudar mucho a Colombia: el mordisco de Luis Suárez a Giorgio Chiellini. La FIFA le abrió expediente disciplinario y la sanción le haría perder el resto del Mundial. Y Uruguay depende mucho del atacante del Liverpool. Cabe recordar que en el Mundial pasado, Suárez fue expulsado en cuartos de final contra Ghana y se perdió la semifinal, en la que cayeron frente a Holanda.

Pero no es sólo Suárez. También está Edinson Cavani, otro jugador peligroso y fuerte, que ya le marcó a Colombia, en Montevideo, en la eliminatoria, de cabeza, tras un centro de Álvaro Pereira. El balance en la eliminatoria fue tablas. Victoria 4-0 en Barranquilla, en un partido que fue bisagra para Colombia en la eliminatoria, el primero de José Pékerman como local. Y en Montevideo, el 2-0 que aplazó por un mes el sello del pasaporte para viajar a Brasil a vivir esta gran fiesta.

El verdadero Mundial comienza el sábado y no habrá mañana. Puede ser el juego más complicado para esta Colombia que tiene vibrando a los hinchas.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Enviado especial de EL TIEMPO
Cuiabá (Brasil)