Noticias

www.vanguarida.com: “POR QUÉ ME LO MATARON, POR QUÉ ME LO ENTREGAN ASÍ”

web_soldado_muert_big_ce
Doña Mercedes, la mamá del soldado muerto, estaba inconsolable. Ella y otros familiares, esperaron durante horas en el Aeropuerto Palonegro de Lebrija, la llegada del avión que traía el cuerpo. (Foto: Marco Valencia/VANGUARDIA LIBERAL)

(Texto y fotos de www.vanguadia.com) A las 5:00 de la tarde de ayer, el avión de la Fuerza Aérea que traía desde Cali el despojos mortal del soldado profesional Víctor Páez Álvarez, de 25 años, arribó al Aeropuerto Palonegro de Lebrija. En tierra, sus padres, esposa y hermanos, esperaban con angustia el momento de tenerlo de nuevo con ellos, pero esta vez no para hablar, ni para abrazarlo, sino para llorar su muerte; muerte que mantiene conmocionado a todo un país desde el pasado miércoles, cuando un comando de las Farc los emboscó en la vereda La Esperanza, municipio de Buenos Aires en el Cauca.

El dolor fue imposible contener y las lágrimas dieron paso al desahogo de un corazón afligido por la muerte de uno de sus hijos. “Por qué me lo mataron, por qué me lo entregaron así, no puede ser Dios mío, esto es muy duro, no sé si seré capaz de soportarlo…” gritaba doña Mercedes, la mamá del soldado Páez Álvarez, quien era del municipio de Rionegro, Santander. Los padres del soldado asesinado se enteraron de su muerte la mañana del miércoles a través de una llamada telefónica. “No supimos nada por las noticias porque el día del temblor fuerte la casa casi se nos cae y parte un muro destruyó el televisor, entonces fue por teléfono que supimos. Él se estaba recuperando de una herida que había sufrido en combate, pensé que había sido por eso, pero luego nos contaron lo que pasó”, narró Isaac Páez.

El soldado, quien hacía cerca de un año no venía a visitar a sus padres, les había prometido que para el mes de mayo vendría para celebrar el ‘día de la madre’. “Él era una muy lindo como hijo, me ayudaba en todo, hasta para mis medicinas. La verdad, uno nunca se espera una cosa de estas”, agregó doña Mercedes. Luego de una calle de honor, encabezada por el comandante de la Quinta Brigada del Ejército, brigadier general Eduardo Enrique Zapateiro, y los honores militares, el cuerpo sin vida del militar fue trasladado al Cantón de Palonegro, en Bucaramanga, donde es velado. (Hoy a partir de las 2 de la tarde se está realizando las exequias de éste inmolado héroe de la patria)

 www.vanguaria.com