Noticias

Víctor Suarez en Coloquio con Don Clímaco: A PESAR DE LA BANALIDAD DE LOS MEDIOS MASIVOS DE COMUNICACIÓN, LA MÚSICA COLOMBIANA ANDINA MANTIENE SU PUESTO EN EL GUSTO DE LOS SANTANDEREANOS

Publicidad

VÍCTOR-SUÁREZ-1024x768La identidad cultural nuestra  pasa por una crisis de valores tremendo.

Ciertamente está siendo muy grato para mí la visita de algunos jóvenes exponentes de la inteligencia santandereana a mi destartalada cocacha, y el correo de la brujas me ha hecho saber que alguien, de no muy buena leche, ha hecho correr la versión de que estoy tan enfermo y que  posiblemente rápidamente me pueda morir. Pues si la falsa versión ha servido para que toda esta juventud venga a conversa conmigo, bienvenido el infundio.

La visita del día corrió por parte de Víctor Suarez, un joven exponente de los nuevos valores de la comunicación y la locución, quien con vocación de defensor de los más claros valores culturales colombianos, se ha dedicado a promover la música autóctona colombiana.

DON CLÍMACO: Lo primero que tengo que  preguntarle Víctor es, ¿de donde viene ese amor por la música colombiana?

VICTOR SUAREZ: Es que yo, Don Clímaco, soy hijo de la provincia de Vélez. Y como veleño nací en Barbosa. Y recuerdo que desde niño una profesora que tuve en primaria que se llamaba Enriqueta, nos enseñó las primeras canciones colombianas. Tupinamba, Pueblito Viejo, Me Llevaras en Ti, Cenizas al Viento, Negrita, y claro, la fuerza del folclor de la provincia se me fue pegando.

don climacoDON CLIMACO: ¿Cómo inició en la radio?

VICTOR SUAREZ: Paradójicamente inicie en la radio porque fui a Bogotá a estudiar al Colegio Superior de Telecomunicaciones. Y volví a la provincia de Vélez y encontré una puerta abierta en un amigo que ya murió y que usted también conoció, Rafael Fonseca Leuro. Un hombre grande de la radio, gerente de la Voz del Rio Suarez. Una emisora que tiene 48 años, la madre de los medios de radiodifusión masivos en la provincia de Vélez en Santander y Ricaurte en Boyacá. Y don Rafael me dio la oportunidad de hacer radio.

Y paradójicamente le digo Don Clímaco, porque empecé haciendo un programa de música vallenata y un programa de rancheras. “Concierto Vallenato”, me acuerdo que se llamaba uno de los programas y “Serenata Huasteca” el otro.

DON CLÍMACO: Pero Veleño que se respete aprende a tocar tiple…

VICTOR SUAREZ: Pues imagínese que no. Todos mis hijos, que no son músicos, tocan y cantan. Y les encanta el folclor y la música. Pero yo no, yo canto en el baño a duras penas. Y no se tocar ni guitarra, ni tiple, pero tengo buen oído para la música. Se distinguir que es un pasillo, un torbellino, una polca, un vals, un sanjuanero. Sé si está bien tocado o está mal tocado. Sé si están cometiendo errores. Si el tiple acompañante va por otro camino que el tiple puntero, etc., etc.

DON CLIMACO: Tiene usted que estar de acuerdo conmigo que no hay suficiente espacio en los medios masivos de comunicación nuestros para la música colombiana…  

VICTOR SUAREZ: No mire, el tema es la cultura en general y la identidad cultural nuestra que pasa por una crisis de valores tremendo. Primero, abandono en los medios masivos de comunicación. Son contaditas con los dedos de las manos las emisoras que le dan cabida en sus parrillas de programación a la música colombiana. En segundo lugar, la banalidad  de la programación de los medios comerciales, tanto radiofónicos como especialmente en televisión.

Es que Don Clímaco, la producción de televisión que se hace es la apología al delito. Aquí lo importante es Sin Tetas no hay Paraíso,  El Capo, El Doctor Mata y todo lo que sea violencia verbal, violencia física. Todo lo que sea banalidad está en lo más alto, es lo que está  puesto en el pedestal de los rating de sintonía. Entonces, ¿qué puede esperar la música folclórica? Yo lo que digo es que es tan buena la música folclórica y la música del interior del país, de la región andina colombiana que, a pesar de lo que sucede con los medios masivos de comunicación, que es la anticultura, los antivalores que estamos promoviendo con los mismos, la música colombiana de la región andina no se ha dejado dar muerte de tercera mano.

Porque hay fenómenos como el de El Campesino Embejucado que vendió 30 mil copias legales, fuera de las 50  mil que vendieron los piratas, de un disco de música colombiana del interior. Hay artistas como los Hermanos López, como Leonel Valero, como el Dueto Mana, como Pedro Nel Martínez, que todavía pueden decir que viven de la música. ¡Eso es un milagro!

DON CLÍMACO: Pero sobre todo cada día surgen nuevos intérpretes y magos de la guitarra y el tiple…  

VICTOR SUAREZ: Pues le quiero contar que uno va al Festivalito Ritoqueño y encuentra que el 80% que asisten en los 3 días a la Finca Villa Leo, son niños entre los 6, 7 años y hasta los 15. Niños, jóvenes, adolescentes.

El dialogo cayó en el terreno de la expresión emocional de quienes hablan de cosas que le gustan mucho, y mientras se despedía, Víctor Suarez nos dejó una relación  rápida de los diferentes eventos que en Santander promueven nuestra gran música colombiana: El Festivalito Ritoqueño, El Festival Folclórico de Bolívar, en Puente Nacional el Festival del Requinto de Niños, en Charala el Concurso Nacional de Tipleritos. El Festival Nacional de la Guabina y el Tiple, el Festival Nacional de Infantil de Música Colombiana que organiza la Fundación Ananda, el Festival Nacional de Danza Infantil que organiza en maestro Ernesto Laguna,  en Concurso Nacional de la Canción Inédita que organiza el municipio de El Socorro. El Concurso Nacional de Duetos que organiza Floridablanca.

En fin toda una serie de importantísimos eventos  que a pesar de la incultura de los medios de deberían promover cultura, mantiene viva la música andina colombiana.