Editorial

Y LAS PLAGAS LLEGARON…

Publicidad

Por Wilfredo Sierra Moreno.   

wilfredo-sierra-m6Como hace mucho tiempo – o tal vez nunca- había pasado en el mercado bursátil internacional, las bolsas europeas abrieron el jueves con importantes pérdidas, afectadas por el derrumbe de los mercados chinos, que cerraron prematuramente por segunda vez esta semana, así como por las nuevas y dramáticas caídas del precio del petróleo. En los primeros intercambios, el índice FTSE 100 de Londres caía 2,00%, el CAC 40 de París 3,00% y el DAX 30 de Fráncfort otro 3,10%. Por su lado, el IBEX 35 de Madrid retrocedía 3,11%. Se trata de la segunda vez esta semana que se activa este mecanismo que ya obligó el lunes a cerrar las bolsas de Shanghái y Shenzhen antes de tiempo. El hundimiento de las bolsas chinas coincide con la preocupación sobre el freno del crecimiento de la segunda economía mundial, y el debilitamiento de su moneda, el yuan (llamado también renminbi).

Ahora vendrá el efecto domino en el economía norteamericana en donde ya hay serias preocupaciones por lo que pueden ser las multimillonarias perdidas en las bolsas de mercados americanas con todo lo que esto tiene que ver en lo que los expertos llaman a Colombia, economía periférica, y esto por ser  totalmente dependiente de lo que sucede en el mercado financiero gringo. Y como decían nuestras abuelas, una desgracia nunca viene sola, pues el precio del petróleo se acabó de ir al piso, contrariando todos los pronósticos de nuestro despistado Ministro de Hacienda.

Ahora bien, la crisis ambiental originada por el fenómeno del niño al que le falta todavía varias semanas de vida, ha hecho que no solo los productos básicos de la canasta familiar estén escaseando sino que sus precios estén por las nueves,  por lo que los alegres presupuestos para mantener los índices de inflación en niveles aceptables se están reventando estruendosamente con todo lo que eso tiene que ver con en la capacidad de compra de las familias en sus necesidades básicas. Todo lo anterior implica que el circulante disponible en el mercado o comercio regional se contraiga radicalmente, lo que afectara muy fuertemente la comercialización de vivienda y construcción de Bucaramanga y su área  metropolitana, en donde ya algunos expertos vienen hablando desde hace varias semanas de una “burbuja inmobiliaria”.

Los versados locales nos han vendido la versión alegre de que nuestro desarrollo económico regional depende exclusivamente de la productividad y el trabajo de las múltiples microempresas regionales, pero así produzcamos muchos y de mucha calidad pero no haya quien nos compre, ¿qué va a pasar? La contracción de los mercados internacionales luego de estos fenómenos macro de pánico en las bolsas de valores y los mercados del peso como el de China, son casi inmediatos, y el regreso a la normalidad de la comercialización, no es tan inmediata como fuera de desear. Todos estos fenómenos generan una sensación de pánico en los ciudadanos y los  inversionistas, y aunque este susto no es indefinido, los procesos de recuperación comercial se toman su buen tiempo.

Para peor de males el psicópata dictador de  Corea del Norte anuncio su primer ensayo con una bomba de hidrógeno, y aunque la guerra de la desinformación que siempre se da en estos casos dice que los expertos internacionales no creen mucho en que la prueba efectivamente se haya dado, no hay que olvidar que este muchacho díscolo y maniática ya ha hecho más de una prueba de este tipo. Lo único que nos falta es que nos regalen con una demostración práctica de lo que hace una bomba de hidrógeno. Pero eso si, por favor no le crean a los locos fanáticos religiosos que siempre viven predicando el fin del mundo. Ni les crean a las muy queridas señoras beatas que prometen resolver todo con oraciones. Eso, está comprobado, no sirve para nada. Solo crucemos los dedos -¿eso si sirve para algo?- y esperemos que la hecatombe financiera no nos dé más duro de lo que ya nos ha dado. Porque de lo contrario como decía mi abuela, “nos llevó el chiras”….