Noticias

ZIKA: EL DIRECTOR GENERAL ASEGURA QUE LA FAO ESTÁ PREPARADA PARA CONTRIBUIR AL ESFUERZO INTERNACIONAL

Director General de la Organización, José Graziano da Silva
Publicidad

Graziano da Silva subraya la necesidad de garantizar la inocuidad para las personas y proteger la cadena alimentaria

9 de febrero de 2016, Roma – Con el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sistema de las Naciones Unidas está movilizándose para ofrecer una respuesta coordinada para minimizar la amenaza del virus del zika en los países afectados y reducir el riesgo de su propagación a nivel internacional.  “La FAO, con sus recursos y experiencia, está dispuesta a hacer lo que le corresponda frente a esta emergencia, que sigue evolucionando”, aseguró el Director General de la Organización, José Graziano da Silva, en un comunicado emitido hoy.

“El virus del zika se transmite a los seres humanos principalmente por los mosquitos Aedes y una medida fundamental para combatir la propagación de la enfermedad es intensificar el control de las poblaciones de mosquitos en las zonas afectadas y aquellas en riesgo”.  “Como organización líder de las Naciones Unidas para la sanidad animal y el control de plagas, la FAO puede ayudar a los países afectados con intervenciones específicas, al tiempo que garantiza que las personas y el medio ambiente no ven amenazada su salud ni se enfrentan a otros riesgos derivados del uso inadecuado de productos químicos potencialmente peligrosos”.

“Es probable que, al menos a corto plazo, veamos un fuerte aumento en el uso de insecticidas para rociar las poblaciones de mosquitos o tratar las aguas. Un conjunto de actuaciones posibles más inmediato y relativamente simple para combatir la propagación del virus del zika, es asegurarse que se eliminan las aguas estancadas que los mosquitos usan para reproducirse”. Las comunidades afectadas deben ser alentadas y ayudadas para garantizar que los contenedores que utilizan los animales para beber se vacían y friegan semanalmente. Los estanques y otras zonas con agua estancada deben también ser drenadas y eliminadas.

La FAO insta con firmeza a que si es necesario un uso intensivo de insecticidas, es esencial que se haga con gran cuidado para garantizar la inocuidad para los seres humanos y para proteger la cadena alimentaria de cualquier contaminación. En este aspecto estamos en situación de proporcionar apoyo a los países y regiones afectadas para combatir la propagación del virus del zika. La FAO, en un programa conjunto con la OMS, ha desarrollado una serie de recomendaciones sobre la gestión adecuada de insecticidas. Por ejemplo, es importante que se utilicen plaguicidas de alta calidad y se mezclen de acuerdo a las instrucciones del fabricante, para promover tanto la eficacia como la inocuidad.